domingo, noviembre 02, 2014

Entrevista a Bahia Mahmud Awah en “La jaima de la cultura saharaui”, revista de la Asociación Saharaui por la Conservación y Protección del Patrimonio Cultural Saharaui, Territorios ocupados



(Original en árabe y hasania; traducción Poemario por un Sahara Libre). Nº 1 Revista "La jaima saharaui", octubre 2014.

Bahia Uld Mahmud Uld Hamadi Uld Awah nace en los años sesenta en Gleibat Ihiyak, región de Tiris, siendo el Sahara Occidental colonia española. Realizó sus estudios superiores en Latinoamérica y posteriormente estudios de periodismo digital, traducción e interpretación en las universidades madrileñas, Carlos III, Alcalá de Henares y la Autónoma de Madrid.
Ha escrito varios libros de ensayo, antropología, poesía, investigación, estudio y prosa, como “El sueño de volver”, “La maestra que me enseñó en una tabla de madera”,  “Versos refugiados” y “El porvenir del español en el Sahara Occidental”, “Tiris, rutas literaria”. Es coautor de varias antologías de poesía y prosa. Conferenciante sobre antropología, literatura y cultura del Sahara Occidental en diferentes universidades de Europa, Suramérica, Canadá y Estados Unidos.
Ponente en varios congresos internacionales en Estados Unidos, Europa y Canadá sobre las lenguas coloniales y el afro hispanismo. Activista cultural e investigador centrado en el estudio de la literatura, antropología y cultura saharauis. Investigador en proyectos sobre el legado lingüístico colonial español en el Sahara Occidental, Universidad alemana de Osnabrueck. 
Actualmente imparte clases y conferencias de antropología como profesor honorario en la Universidad Autónoma de Madrid. Miembro del grupo de investigación “Antropología en Acción” vinculado a la Universidad Autónoma de Madrid, es codirector, junto a los profesores Juan Ignacio Robles y Juan Carlos Gimeno, de “Legna, habla el verso saharaui”, un documental de género antropológico-histórico-literario, primer premio del Festival Internacional Cine del Sahara, XI FiSahara 2014.
PREGUNTA. ¿Qué significa para ti el verso y sus momentos en tu vida?
BAHIA AWAH. Mahmud Darwich, el gran poeta revolucionario palestino, dijo alguna vez que “la poesía puede ser considerada como demasiado débil, un juguete que se arroja contra los rifles, pero a menudo es tan buena como la dinamita, cristaliza posiciones políticas mediante líneas que, memorizadas por los viejos y los jóvenes, fortalece la resistencia popular y proporciona eslóganes comunes”. El gran poeta Badi Uld Mohamed Salem, a quien tuve la suerte de conocer y hablar sobre nuestra literatura y su  historia, dice que «la poesía es un don que Dios otorga al hombre para poder observar con una mirada especial  a su sociedad»; el poeta de la revolución Bachir Uld Ali Uld Abderrahaman,  dice que «la poesía, no es algo que se aprende en el colegio, simplemente emana desde la conciencia del alma».
Y respondiendo vuestra pregunta, mi poesía la escribo en circunstancias a veces cotidianas en mi vida; mi madre Jadiyetu Mint Omar Uld Ali me la  inculcó cuando apenas tenía diez años, ella era poetisa y mujer sabia en nuestra cultura hasaní y en la literatura clásica árabe. Mi  verso, brota de mi  conciencia cuando siento atropellada la dignidad humana, cuando perdí mi casa de la infancia, cuando sentí el dolor de los otros que fueron echados de sus hogares, cuando por la guerra me separé de mi familia durante una década. Mi verso también respira amor, desamor y a veces cuando dialogo conmigo mismo sobre inquietudes y preocupaciones de conciencia. Y como dice la gran poetisa nacional Ljadra Min Mabruk, “mi verso brotó en su día inspirado en las heroicas gestas de nuestra revolución, sin ello no hubiera sido poetisa”. Por lo tanto mi poesía simplemente brota invocada por mi conciencia ante los acontecimientos de la vida. Escribí poesía y prosa viajando en tren, en avión, en viajes a Tiris y en los primeros años de la guerra siendo combatiente en el Ejército Popular de Liberación Nacional Saharaui.
PREGUNTA: Díganos algún poeta que haya influido en su obra.
BAHIA AWAH. Como había mencionado anteriormente, la poesía me la llevó al corazón mi difunta madre, que fue mi primera maestra y mentora en nuestra literatura hasania.  Sin lugar a dudas ella fue mi poeta preferido. Escribió poesía en sus últimos años en el exilio y la mantuvo empapada de amor a la patria saharaui y a su pueblo. Desde su exilio imploró a Dios en estos versos que escribió en los años noventa que no le diera la muerte sino en su patria para disfrutar de su independencia. Con ella tuve una relación muy especial como hijo y discípulo y de ella aprendí mucha literatura.
انا نطلب مول القدرء    مول الملك المالو تشبيه
يعط يلا لهل الصحرء     لستقلال الي نحظر فيه
Al todo poderoso mi clamor, el dueño de todo trono, el inigualable, concédele a los dueños del Sahara la libertad y que yo la disfrute. Jadiyetu Mint Omar Uld Ali Uld Embarekfal.
 Pero sí que tengo poetas referencia en mi vida de escritor y poeta, tanto en hasania como en nuestra segunda lengua el español, figuras del siglo pasado tales como Edjil Uld Sidi Baba, Sayid Uld Buseif y Omar Uld Emreizig; este último personaje del siglo XII casi desconocido entre muchos, fue poeta, sabio y guerrero que vivió mucho antes que estos poetas del Siglo XX. Es autor del primer verso escrito en hasania en el que proclamaba la existencia de una patria saharaui en estos versos.
فلقرن الخامس فالقرون            ملكي لرضي صالح فالكون
الملك الي ماهو من دون                 تشهد بها عرب أسبيب
و اعرب كنار وذ من هون (...)             
Y como referentes poetas hispanos, admiro la poesía del poeta chileno Pablo Neruda; también a Antonio Macho, poeta republicano español desterrado por el régimen franquista y muerto en su exilio de Francia en Colliure, 1939; Miguel Hernández encarcelado por el mismo régimen y muerto en la cárcel en Alicante 1942 defendiendo sus principios de pensamiento y de libertad.  Estos dos últimos poetas vivieron las lacras de la injusticia, de las guerras, uno sufrió la condición del destierro y el exilio, y el otro la oscuridad  y muerte en la cárcel. Siento que la obra de ambos es la de nuestro dolor y semejanza del largo exilio. He leído la obra de muchos poetas como Nizar Qabani, Mahmud Darwich, Mohamed Uld Tolba, Chej Mohamed Elmamun, Walt Whitman de Estados Unidos y también las obras de la Generación del 27 española.
PREGUNTA: ¿En qué género está compuesta tu poesía y por cuál poesía te inclinas, la hasania o la poesía en español?
BAHIA AWAH. Ante todo debo confesar que mi verso en español bebe del verso hasaní y su terreno social. Escribo en grandes géneros de la poesía, épico de gestas y epopeyas como en el genérico lirico con sus sensibles momentos de amor, nostalgia y evocación. Mi poesía es del verso comprometido amparada en la reivindicación y resistencia poética no violenta. Observa y condena a los atropellos de la injusticia que sufrimos los saharauis en nuestra propia patria. Mi poesía es de un verso que ama la paz y la justicia y con su alcance mira a los demás. Me inclino más por a la poesía de nuestra lengua hasania, su literatura, sus grandes representantes y por otra parte, claro que está en mi vida la poesía española que aprendí de niño. Ambas literaturas y lenguas convivieron un siglo de historia con armonía y coexistencia literaria. Ahora si nos fijamos en este fenómeno de convivencia literaria lo encontramos en la poesía de Yedhelu Uld Esid, Salama Uld Eydud y Hasana Uld Edueihi, quienes hicieron un verso hibrido hasania y español en los años sesenta. Sé que las nuevas generaciones de nuestra sociedad desconocen estos datos por la falta de publicaciones al respecto y referentes bibliografías, pero si indagan sobre ello encontraran muchas respuestas en la memoria de la sociedad. Con esto quiero decir que mis  dos lenguas y literaturas preferidas son el hasania o Lhassaniya y la literatura española.
PREGUNTA: ¿Cuántas obras tienes publicadas y cuál es tu próximo proyecto?
BAHIA AWAH. Durante estos quince años de mi exilio y diáspora en occidente, escribí y publiqué en solitario cinco libros de diferente géneros literarios: “Versos refugiados”, un libro de prosa poética, “El porvenir del español en el Sahara Occidental”, libro de estudio sobre la literatura saharaui en general; “literatura saharaui, breve estudio”, un libro de introducción sobre la literatura hasania y sus representantes más relevantes; “La maestra que me enseñó en una tabla de madera”, un libro biográfico de memoria sobre la vida de mi madre y sus enseñanzas que me transmitió durante el periodo colonia en el Sahara y tras el proceso de liberación nacional; “El sueño de volver”, un libro de ensayo y estudio en el que repaso la historia de la Generación del 73 saharaui, que constituyó el proceso de liberación saharaui, espoleo la conciencia nacional y dirigió la lucha de liberación. En este libro también hablo de referentes de la historia, política y de literatura como eruditos y poetas que he podido investigar y conocer sus obras. Es un libro que refresca nuestra historia en la memoria de las nuevas generaciones que arrastran un eslabón perdido de nuestra cultura y su historia.
Mi próxima obra es “Tiris, rutas literarias”, un volumen de cuatrocientas páginas en el que recorro la historia del Sahara Occidental registrada en el verso hasaní desde el siglo XII a nuestros días. Un libro recomendable para los saharauis, como para el investigador en general. Esta obra singular de historia y literatura inédita será publicada y presentada en la próxima Feria del Libro de Madrid 2015.
Participé en ocho antologías  de poesía y prosa poética con otros escritores saharauis que escriben en español. Libros  que hemos podido publicar durante estos últimos años de nuestro exilio en Europa.
PREGUNTA: ¿La situación de ocupación, refugio, diáspora y la Intifada están ligadas a tu poesía?
BAHIA AWAH. Naturalmente, la temática principal de todas mis obras son de un corpus literario que bebe de esta realidad que vivimos día a día, en los territorios ocupados, en los campos de refugiados, en las zonas liberadas y en nuestra diáspora. Rebusco mucho en el pasado en mis investigaciones y escritos para hacer entender el presente. Creo que para un escritor saharaui que ha vivido o vive el proceso de descolonización y ocupación y que no haya consagrado su literatura para acompañar la lucha de liberación no ha cumplido su histórico rol. Esto  me lleva a recordar a aquel escritor revolucionario argelino, Franz Fanon, quién dijo al respecto “Cada generación, dentro de una relativa opacidad, tiene que descubrir su misión, cumplirla o traicionarla”… Tengo mucha fe en las nuevas generaciones, que aun conservan su identidad lingüística y antropológica. Nuestra singular personalidad es diferente a la marroquí, nuestra lengua es diferente y nuestras tradiciones y costumbres abismalmente son diferentes a ellos. Apelo a esta conciencia de conservar esta identidad cultural y rechazar la que nos intentan imponer con la chilaba, el gurmuz,  la dariya, el mal trato a la mujer y al anciano. Somos dos pueblos y culturas totalmente diferentes. La cultura marroquí la respetamos y la consideramos la de un pueblo vecino y hermano, pero no representa nuestra identidad cultural y las razones son obvias.


PREGUNTA: ¿Cuál es tu opinión sobre la poesía actual de resistencia?
BAHIA AWAH. Los saharauis si nos fijamos en otros pueblos como antecedentes de lucha por recuperar su soberanía, nos encontramos con muchos ejemplos que resistieron pacíficamente. Y estos son los valores en los que nuestra direccion nacional el Frente Polisario nos ha educado hasta el momento. El ejemplo y la lección nos la ha transmitido el pueblo de Sudáfrica liderado por el Premios Nobel de la Paz, Nelson Mandela y también la hemos aprendido del pueblo de la India frente al dominio inglés liderado por Mahatma Gandhi. Partiendo de estos grandes referentes de la paz, nuestra literatura los escritores saharauis, está inspirada en esta doctrina de la paz que predicaron estos grandes dirigentes. Llamamos a la no violencia,  no al odio ni el rencor hacia el pueblo marroquí, sí a la convivencia vecinal, el respeto mutuo y cada uno en su sitio de origen.
La resistencia pacífica, está en todo lo que hacemos, de poesía, de prosa, de cuentos populares y está reflejada en la mirada y sonrisa de la madre saharaui que educa a sus hijos en estos valores inherentes al pueblo saharaui desde muchos siglos atrás. Sin embargo estos valores no nos impedirán  algún día tomar a las armas y luchar legalmente por lo nuestro. Nuestra causa a través de esta literatura de resistencia pacífica pudo llegar al mundo de las universidades de Estados Unidos, de Inglaterra, de Canadá,  a los países de Latinoamérica y muchos de Europa.
PREGUNTA: ¿Cuál es la poesía que todavía no has escrito?
BAHIA AWAH. Espero que algún día mi verso deje de ser conmovido por el dolor sufrido en el exilio las vivencias del refugio, la diáspora y los amargos recuerdos que tengo de los años de la guerra. Deseo que mi futura poesía tenga un escenario que sea el canto de la mar, el canto de las dunas de Tiris y sobre el litoral saharaui y sus maravillosas gentes fauna y flora.
PREGUNTA: ¿Cuáles son tus sueños personales?
BAHIA AWAH. Ver la patria saharaui despejada del ocupante, recuperada toda la soberanía nacional; disfrutar de nuestras riquezas naturales, recitar sobre las olas del mar sahariano, las dunas y estepas de Tiris y de Zemur puestas en la otra cara del muro de la vergüenza marroquí que  nos divide y nos separa físicamente.
PREGUNTA: ¿Qué significan para ti estas palabras?
- Las mujeres saharauis en el refugio: El rostro más hermoso, abnegación, valentía y dignidad de la mujer saharaui, cara a la mujer del mundo árabe reaccionario e indiferente.
- La ocupación: La acción maquinal más horrenda y condenada por la magna carta de la ONU que el hombre comete llevado por la ambición territorial inconsciente de su propio final trágico al que esta acción le deriva.
- El exilio: La palabra más triste para quien haya sido expulsado de su propio hogar y patria.
- La hamada: El lugar más inhóspito de los desiertos donde la dignidad humana encontró refugio y seguridad ante la persecución marroquí.
- La estación del invierno: La estación en la que comienza su periodo de celo Legud, el macho semental en su rebaño camellar y en la que entran en gestación las camellas. Estación en la que comencé mi éxodo empujado por la invasión marroquí hacia el exilio en los años setenta cuando tenía quince años.
- El Sahara Occidental: La patria saharaui de húmedos labios que rozan las olas del Océano Atlántico y sus pies acarician las dunas de Azefal. La inmaculada dama sedienta de libertad y a la que todos queremos besar y abrazar.
PREGUNTA: ¿Un mensaje de tu parte para el pueblo saharaui?
BAHIA AWAH. No puedo decir algo más contundente para dirigirme al pueblo en general, que no sea lo que ha expuesto el gran poeta Beibuh Uld Buddi Uld El Hach en este poema.
يا اهل الصحرء تمو برو        راهي لعداي اتحولكم
خوكم خوكم لاتنقرو            صاحبكم يعݣب يوكلكم
تحي يشعب المدون                  المحتل و التضامن
 من لݣوير لين                         المدون نافد لعيون
 و الي نختير انݣللكم من          لعيون الݣسبت بعرن
شوفو شنهو مستقبلكم          لايلحݣ حد امن الجنون
واللا من تهدان ابلكم               يدخله شلح ابلا قنون
(...)
PREGUNTA: Para terminar, dinos algún texto poético preferido por ti.
BAHIA AWAH. Prefiero responder a esta pregunta con este histórico talaa del poeta de  la revolución Bachir Uld Ali Uld Abderrahman, que había escrito en 1970 tras la sublevación de Zemla el 17 de junio de 1970. Y añadir como consejo, resistencia pacífica que requiere las circunstancias actuales, unidad y lucha por lo que nos ha sido usurpado por la fuerza y que no os canséis que nuestra victoria será pronto.
مارين  طاري شي ينعاد               ارجيت اݣلل خبر الباس
يكون المخزن ساحل عاد              اماسي ذيك الناس الباس
يغير اثر المخزن بيه التدبير             اف تدبير اومور خبير
 في الشعب اعدل شݣ اكبير           و اماسي عنو ماه حاس
ولا حاجلي عن فيه اخير                 بعد الى تم احك انحاس
ذيك الناس الا مانختير               الناس التحك انحاس الناس
Muchas gracias por vuestro interés y defensa a nuestro patrimonio cultural y por pensar en los escritores saharauis en el exilio. Y que seamos todos, la misma pluma unida a un ramo de rosas y al fusil libertador que hemos dejado almacenado en 1991 por una solución pacifica.