sábado, junio 10, 2017

Jornada saharaui en la Feria del Libro de Madrid 2017. Bahia Awah y Manuel Domínguez presentan sus libros en Librería Balqís

El escritor saharaui Bahia Mahmud Awah ha participado un año más en la Feria del Libro de Madrid 2017, invitado por la Librería Librería Balqís (Casa Árabe). El autor saharaui ha firmado sus libros “Tiris, rutas literarias” editado por Última Línea y “El sueño de volver” de Editorial CantArabia. La firma ha supuesto la ocasión de departir con los lectores que se han acercado hasta la Caseta nº 20, interesados en la literatura saharaui, y con los que ha tenido ocasión de charlar sobre la cultura del Sahara Occidental.
Bahia ha compartido la tarde en la Feria del Libro con Manuel Domínguez de Nubenegra, quien ha presentado el libro “Mariem Hassan. La voz indómita del Sahara Occidental”, escrito junto a Zazie Schubert-Wurr, sobre la vida y obra de la inolvidable cantautora saharaui, desaparecida en agosto de 2015.

martes, mayo 30, 2017

La Generación de la Amistad Saharaui en The Literary Encyclopedia

La producción literaria de los escritores saharauis del grupo Generación de la Amistad se incluye en el fondo documental de TheLiterary Encyclopedia, una enciclopedia virtual con información sobre autores y movimientos literarios claves de todo el mundo. La literatura saharaui en español es una de las primeras literaturas afrohispanas que forman parte de esta enciclopedia, fundada en 2000 por académicos de las universidades de Glasgow, East Anglia y California.
Los artículos que forman parte de The Literary Encyclopedia son producidos por una comunidad compuesta por unos dos mil autores, la mayoría profesores de universidad.
La profesora Joanna Allan (University of Durham) es la autora del artículo sobre Generación de la Amistad

domingo, mayo 21, 2017

Mesa redonda “EL PROBLEMA Y COMPROMISO DEL ESCRITOR INMERSO EN EL CONFLICTO SAHARAUI”. Madrid, 23 de mayo

El Pen Club Español y la Comisión Escritores por la Paz en el marco de la Feria del Libro de Madrid 2017 y en colaboración con los escritores saharauis Generación de la Amistad debatirán en una mesa redonda el próximo 23 de mayo sobre la producción literaria del escritor saharaui.
Mesa redonda: “EL PROBLEMA Y COMPROMISO DEL ESCRITOR INMERSO EN EL CONFLICTO SAHARAUI”.
Lugar sede: Archivo Histórico Nacional, Calle de Serrano, 115, Madrid.
Metro: República Argentina
Hora: 19h
Participan los escritores: Zahra Hasnaui, Sukeina Ali Taleb y Bahia MH Awah
Darán apertura al encuentro miembros de la Dirección del Archivo Histórico Nacional; Basilio Rodríguez Cañada, presidente del Pen Club;  José Luis L. Amigo, responsable del área Escritores por la Paz del Club Pen Español.  

miércoles, mayo 17, 2017

Presentación de “Ritos de jaima” de Limam Boisha en el Festival Internacional de Poesía de Milán

Fuente: Gilia Maltese
El domingo, 14 de mayo, en los locales del Mudec (Museo de las Culturas) de Milán, en el marco del Festival Internacional de Poesía de Milán (FIPM), tuvo lugar la presentación de Riti di jaima (versión italiana de Ritos de jaima de Limam Boisha, editado por Rayuela Edizioni).
Milton Fernández, editor, moderó la mesa. Giulia Maltese, traductora, se encargó de presentar la obra y su autor, insistiendo en el verso como elemento idiosincrático de la identidad saharaui y en el legado lingüístico y cultural que vincula el Sahara occidental a España. Aprovechó pues la ocasión para profundizar en la historia de la ex provincia número 53, en la poesía contemporánea saharaui de la Generación de la Amistad, en los múltiples exilios vividos por sus miembros y en la combinación de necesidad íntima y comunión de expectativas y esperanzas que caracterizan el verso saharaui en español, «arma cargada de futuro». El autor, Limam Boisha, no pudo estar presente, pero intervino a través de un video en el que agradeció la oportunidad de estar en el festival y presentó su obra.
Finalmente se detuvo en el proyecto del Bubisher (editorial de Ritos de jaima en su versión española y a la que se destinan los beneficios de la venta) y su incesante trabajo en los campamentos de refugiados. Insistió Giulia en el papel de la sociedad civil frente al desinterés de los actores internacionales y de España, en lo específico.
El acto se cerró con la lectura de «Jaima», uno de los poemas de los que se compone Riti di jaima: obra «antropoética», resistente e indómita según Javier Reverte.
El público llenó el espacio a disposición y se mostró muy interesado y participativo.
Una vez más, la cultura saharaui aparece en primera línea en una plataforma internacional.



domingo, mayo 14, 2017

La lucha a través de la palabra: cómo el pueblo del Sáhara Occidental utiliza la poesía para la liberación. Bahia Awah en Universidad Durham, Inglaterra

Fuente Pambazuka. Por Esmée Charley y Juliette Holland, 11 de mayo de 2017. Traducción Poemario por un Sahara Libre. El artículo completo y en inglés se puede leer aquí
[Nota: El pasado 4 de febrero de 2017 Bahia Awah impartió una charla a los alumnos de la universidad de Durham, Reino Unido. Aquella clase se ha materializado en este artículo que han publicado los alumnos de la profesora y filóloga inglesa Joanna Allan, que imparte clase de filología hispánica en esa universidad y que había realizado estudios sobre los escritores saharauis Generación de la Amistad. La temática programada por la universidad se centró sobre “Conflictos y violencias, Sahara Occidental en el marco del mundo hispano, poesía de resistencia”].
Los vociferantes intentos de Marruecos por legitimar su ocupación son el fundamento de una narrativa duplicada que continúa propagándose. Los periodistas extranjeros son a menudo expulsados del territorio y la censura de la prensa local llega a prohibir hacer referencia al Sahara Occidental. La ocupación está apoyada por las llamadas "democracias mundiales" como Francia. Los activistas culturales saharauis están luchando contra esta opresión con la palabra.
(...) "Pies descalzos caminando. Pero sobre una alfombra de alambre de púas". (Ebnu).
(...)"la maquinaria, las bombas, los tanques igual matan en Saigón como en El Aaiun" (Bahía Awah).
Estas son algunas imágenes recordadas en la poesía de Ebnu, Fátima Ghalia y Bahía Awah. Los elementos guerreros no nos serán desconocidos, a partir de las noticias televisadas frecuentemente de conflictos y sufrimientos que provocan tal compasión humana por Afganistán, Irak y Siria, entre otros. Pero no para el Sáhara Occidental. Para muchos, el nombre del Sáhara Occidental evoca sólo estas primeras imágenes ambiguas de tierra desierta y vacía, una tierra sin pueblo, sin identidad y, en particular, sin una ocupación amenazadora de la libertad. Debido a que la conflictiva historia de colonización, ocupación ilegal y opresión del Sahara Occidental está envuelta en la oscuridad y es desconocida para la mayoría, pocos son conscientes de que es algo más que un paisaje.
La Generación de la Amistad Saharaui es en parte responsable de engendrar esta reciente explosión de "activismo cultural [y] literario". Como comentaba Bahía Awah, miembro fundador, en una reciente entrevista, pretende sacar la narrativa del Sáhara Occidental de su ocupante, Marruecos, y devolverla a los saharauis, silenciados desde hace mucho tiempo. La poesía se ha convertido en un método de activismo que les permite reafirmar su identidad cultural y su voz, y transmitir su dolor al mundo, a través del lenguaje.
(…)
La resistencia no violenta
A pesar de encontrarse en una situación similar a la de Palestina, el pueblo del Sáhara Occidental se ha adherido constantemente a una política de resistencia no violenta (NVR), algo que ayuda a distinguir su conflicto de otros como el de Israel y Palestina, donde muchos palestinos en cambio recurren a protestas violentas. La resistencia no violenta significa que incluso ante la tortura del régimen marroquí, los saharauis continúan luchando utilizando el lenguaje en lugar de la violencia. Por lo tanto, se puede argumentar que, haciendo esto, los saharauis son capaces de mantener la legitimidad de su causa, y así el uso marroquí de la violencia frente a la protesta pacífica es evidentemente innecesario.
El idioma es sin duda el principal medio de protesta para los saharauis que siguen escribiendo canciones (que regularmente figuran en las listas de música del mundo) y poesía sobre su región y su lucha. Para la gente del Sáhara Occidental la poesía ha sido durante mucho tiempo una parte intrínseca de su cultura, transmitida de generación en generación, mediante el boca a boca. Por lo tanto, mientras que para muchas naciones occidentales la poesía no tiene un gran mercado comercial, para el pueblo del Sáhara Occidental tiene una gran importancia cultural y ancestral y se considera como una forma de arte de elevada categoría.
En la cultura saharaui, la poesía tiene su lugar en los programas de talentos televisivos y es una de las primeras habilidades que los niños saharauis aprenderán en la escuela. Muchos saharauis seguirán desarrollando esta habilidad a medida que crezcan y se involucren más en la lucha de su pueblo. En los últimos años, muchos saharauis han viajado al extranjero a lugares como Cuba, España y América Latina para estudiar. Así nació la Generación de la Amistad. Después de terminar el bachillerato en La Habana, estos saharauis regresaron a los campos de refugiados en Argelia, algunos con el fin de encontrar trabajo, luego se trasladaron a España, donde continúan escribiendo su poesía hasta el día de hoy, haciendo uso de la lengua española, lo que les acerca a una posible audiencia de 400 millones de hablantes nativos del idioma. Como colectivo han publicado varias antologías, entre ellas “Bubisher: Poesía saharaui contemporánea” (2003, Puentepalo), “Aaiún: Gritando lo que se siente” (2006, Universidad Autónoma de Madrid), y “La primavera saharaui: escritores saharauis con Gdeim Izik” (2012, Bubok) que han ayudado a dar una mayor conciencia internacional a su lucha.
Bahía, junto a Conchi Moya, autora nacida en Madrid y vinculada a los poetas de la Generación de la Amistad, dirige el proyecto Poemario por un Sáhara Libre, que pretende utilizar todas las formas de arte, incluyendo la poesía y la música, para aumentar la conciencia del sufrimiento del pueblo del Sáhara Occidental.
Desde la invasión de su patria por Marruecos, la poesía saharaui se ha utilizado principalmente para expresar la injusticia que sufre el pueblo del Sáhara Occidental, pero al mismo tiempo expresa la nostalgia que sienten hacia su país y su historia. Crucialmente, sin embargo, como dice Bahía, su poesía nunca ha sido antagónica hacia el pueblo marroquí, sólo las acciones del régimen.
“En nuestra poesía, no encontrarás versos que sean resentidos hacia el pueblo marroquí, sino hacia el régimen marroquí. Siempre hemos considerado al pueblo marroquí como un hermano; Sin embargo, no estamos de acuerdo con su invasión por su gobierno de nuestro territorio... Pero en ningún caso criticamos o hablamos mal del pueblo marroquí o de la cultura marroquí”.
Bahia señala que si bien no existe un gran mercado comercial para la poesía en el mundo occidental, no obstante, les permite acceder a los mercados académicos. “Nosotros, los escritores del Sáhara Occidental hemos abrazado la poesía como el arma más efectiva contra los rifles, para defender nuestra causa, explicar nuestra historia y poner de relieve lo que tenemos en nuestro corazón, al mundo universitario, al mundo intelectual, al mundo de la calle, a los pueblos de Europa, que están de nuestro lado de la causa. Posiblemente, sin el verso, sin prosa, sin antropología y sin los pensamientos que escribimos, nuestra causa no habría tenido un lugar en su universidad”.
Y los poemas de Bahia, como “El Aaiún o Beirut (Layounne o Beirut)”, han permitido a muchas personas acceder al conflicto por medio de la literatura. Bahía escribe: “Yo soy el otro Beirut por el que nadie llora / Yo soy el otro Beirut del que nadie habla...” y este es un mensaje particularmente conmovedor de Bahía, ya que destaca la lucha primaria de los saharauis simplemente por ser escuchados por la comunidad internacional.
No sólo este uso de la lengua es diferente al de muchos otros conflictos, sino también el uso de la propia lengua española por los saharauis es inusual. Su uso del español procede de la colonización del Sahara Occidental por parte de España y, desde la invasión de su territorio por Marruecos, una colonia formalmente francesa, ha sido una manera para que el pueblo del Sáhara Occidental se distinga de sus homólogos marroquíes. El español se ha vuelto tan importante que, como menciona Bahía, “nuestros estudiantes van a América Latina o a España para no quedar atrapados en la lengua francesa”.
Aquí Bahía utiliza el lenguaje para evocar el sentimiento saharaui de que Marruecos ha “atrapado” y sigue “atrapando” al pueblo del Sahara Occidental al no permitirles la libertad de expresar su identidad cultural. Por lo tanto, como forma de resistir pacíficamente al régimen marroquí, el pueblo del Sáhara Occidental ha seguido usando el español para resistir pasivamente cualquier intento de Marruecos de matar a su cultura.
“El español está prohibido (en los Territorios Ocupados del Sáhara Occidental) porque es un lenguaje de lucha, es un lenguaje de resistencia, que los saharauis han adoptado como una manera pacífica de decir que no somos marroquíes, que no somos tunecinos, que no somos argelinos, que no somos otra identidad sino que somos el pueblo del Sáhara Occidental donde se habla Hassanía y se habla español”, dice Bahia.
Para el pueblo del Sáhara Occidental, el español se ha vuelto muy importante ya que ha abierto un mercado internacional para sus escritos. Como dice Bahía, “el mejor legado que nos dejó la metrópoli es el idioma español, el de Cervantes, con el que me comunico y con el que he podido viajar a muchas partes del mundo”. El antiguo lenguaje colonial del Sáhara Occidental se ha convertido ahora en una parte intrínseca de la resistencia, ayudando a los saharauis a transmitir su lucha al resto del mundo y también a mostrar su individualidad frente a la opresión de Marruecos.
Optimismo para el futuro
En una lucha por la independencia que ha estado en marcha durante tantas décadas, debemos cuestionarnos si el estancamiento en curso debería significar que la esperanza de un Sáhara Occidental independiente es inútil. Sin embargo, la innovación moderna en forma de acceso más generalizado a la tecnología de grabación de vídeo y el rejuvenecimiento artístico de la batalla no violenta que está en marcha parecen haber suscitado optimismo para el futuro. El mayor problema de la lucha es su «invisibilización»; Mientras siga siendo una situación relativamente desconocida en todo el mundo, Marruecos se enfrenta a poca presión para alterar una situación que es ventajosa para ellos.
El aumento en el uso y el acceso a la tecnología y las plataformas de medios sociales es un aspecto que recientemente ha generado una mayor visibilidad. Como señala Bahia, “debido a la tecnología que tenemos, [...] hoy en día cualquier protesta que se produzca en Beirut, en Jerusalén, en Bagdad, en El Aaiún o en cualquier otro lugar, es cuestión de segundos antes de que sea en medios sociales, en Facebook, en Twitter. [Y es a través de estos medios] que somos capaces de conectarnos unos con otros, unirnos unos con otros y saber lo que está sucediendo en el mundo”. Sin embargo, las estrictas restricciones de Marruecos en torno a la filmación significan que aquellos que intentan capturar imágenes de la injusticia y la violencia bárbara hacia los manifestantes pacíficos están poniendo en peligro sus vidas, incluso mientras filman discretamente desde la distancia. El problema con tales imágenes es la falta de claridad y autenticación que se les puede dar. Es por esta razón que otros países están ayudando al Sáhara Occidental a establecer talleres para capacitar a periodistas ciudadanos para grabar imágenes grabadas que exponen la realidad de la situación al mundo.
(…)
Con los colonos marroquíes que ahora forman parte de la mayoría de la población del Sáhara Occidental, y con una ocupación que se alarga en el tiempo y las tesis del ocupante de que el territorio le pertenece históricamente es cuando nuestro verso y poesía se hacen cruciales para demostrar que existe una cultura y que el pueblo del Sáhara Occidental no es marroquí, de lo contrario de lo que afirma Marruecos. En este contexto, la literatura y las artes son una forma esencial de activismo. Así como ahora leemos la poesía de los saharauis y escuchamos su música, no olvidemos que son un pueblo por derecho propio, cuyo conflicto no debemos dejar de ser eclipsado por las otras luchas políticas que siguen dominando nuestros titulares diarios. *
* Esmée Charley estudiante en la School of Modern Languages and Cultures (Spanish and Ab-Initio Italian) de la Universidad de Durham. Juliette Holland estudiante en la School of Liberal Arts (Spanish, French and English Literature) de la Universidad de Durham.

martes, abril 18, 2017

Un Sáhara de libros por descubrir (2): los escritores expresan y denuncian. “La primavera saharaui” en LitERaFRicAs

Fuente: LitERaFRicAs, 8 de abril de 2017 
Jaimas, jaimas,
se alzaron en Gdeim Izik.
Jaimas, jaimas,
desafiaron al colono
y retumbó la epopeya
allá donde fuere.
Se dijo, de una vez por todas:
El Sáhara no se vende.
“El grito de Gdeim Izik”-Chejdan Mahmud
El 10 de octubre de 2010, cientos de ciudadanos saharauis abandonan las ciudades ocupadas de El Aaiaún y Bojador y “montan un campamento de protesta”. Días después el campamento crece y alberga a cerca de 20.000 personas. Tras un mes, las autoridades marroquíes deciden intervenir y desmantelarlo por la fuerza. Dos años después, Noam Chomsky expresó en una conferencia lo que otros expertos también compartían; que la primavera árabe había comenzado en Sahara Occidental, en el llamado campamento de la dignidad: Gdeim Izik.
Mientras la mayoría de la opinión internacional señala a Túnez como el primer estallido de las revueltas que se sucedieron en el norte africano, varios académicos y periodistas contemplan la idea de que fue en el territorio ocupado por Marruecos donde había surgido la mecha. Es cierto que la reivindicación saharaui contiene en su interior un elemento nuevo del cual carecen el resto de los países del norte de África, el derecho de autodeterminación, pero también lo es que el campamento tuvo un componente de reivindicación de “tipo social y económica” (Yolanda Sobero), señalar que el Frente Polisario no estaba allí, “son ciudadanos que viven una situación tremenda”. Se trató, en último término, de una revuelta pacífica, no violenta, como tantas otras más conocidas que se han ido produciendo, cabe mencionar como ejemplo las de Gandhi o Luther King. En este reconocimiento, una vez más, el pueblo saharaui vuelve a ser víctima del olvido.
El objetivo era expresar y visibilizar su rechazo hacia una política marroquí que les negaba sus derechos sociales más básicos, tales como el trabajo, la vivienda o la cobertura sanitaria, entre muchos otros. También se pedía el fin de la explotación de los recursos naturales del territorio ocupado, principalmente la pesca y los fosfatos, ya que no beneficiaba económicamente a la población saharaui. [Saharathawa]
Para ponernos en antecedentes y mostrarnos lo que allí ocurrió surgió La primavera saharaui: escritores saharauis con Gdeim Izik. El volumen es una mezcla de poemas de autores saharauis (antología de la periodista Conchi Moya) pertenecientes a la denominada “Generación de la Amistad” y relatos, “nacidos de la rabia y de la impotencia“.
Pero ante todo este “libro-jaima” es un libro de resistencia.
Siempre se pone el sol,
siempre, dicen, llega la sombra.
¿Por qué esperas,
justicia esquiva,
agotar nuestra paciencia?
“Rumores”-Zahra Hasnaui
En la parte final del libro encontramos una cronología de lo ocurrido en 2010, pero antes vamos leyendo diversas piezas, todas con claro objetivo de denuncia, pero también como vehículo de exteriorización de los sentimientos que se produjeron, sobre aquellos días en concreto que parecen englobar un inmenso “hasta aquí hemos llegado” en la situación que soporta el pueblo saharaui.
La literatura como vehículo de expresión y de búsqueda de la verdad se dan cita en esta obra. El catedrático Carlos Ruiz Miguel escribe de manera certera sobre lo que puede suponer el arte y la poesía en estas circunstancias: “este libro puede acercarnos a la comprensión de aquel fenómeno mejor que con otros medios”.
Los relatos contextualizan y aclaran, los poemas nos invitan a acompañarles en sus sentimientos más profundos, en su deseo de ser reconocidos. Lejos de ser una poesía “panfletaria”, bajo diversos estilos desde los de estructura más sencilla hasta los de factura más compleja y cuidada, los poemas componen un entramado vital de un puñado de vidas que quieren exponer lo sentido, lo pensado y lo tragado en clave de denuncia, como no podía ser de otra manera, pero también como vía de transmisión de sus cuestiones individuales más íntimas tratando a la vez de hacer eco en nuestra conciencia.
La voz inocente de un niño,
es culpable de la muerte,
culpable del odio de los verdugos,
de la ausencia de su ciudad.
Culpable que entierren
su voz para siempre
ante el silencio cómplice
de la indiferencia.
Dirán que la bala
atravesó su cuerpo,
atravesó su alma y desgarró su corazón.
Una vez más
culparán a su madre,
a su hermano,
a sus amigos.
Y al final
los vasallos,
encerrados en la ignominia
del delito,
culparán al niño saharaui
de su muerte.
“Culpable”-Ali Salem Iselmu – Poema dedicado a Nayem Elgarhi, menor saharaui asesinado por disparos de la policía marroquí cuando intentaba acceder al campamento de Gdeim Izik.
La primavera saharaui: escritores saharauis con Gdeim Izik – Editorial Bubok, 2012.  138 págs. [Antología de Conchi Moya. Autores: Abdurrahaman Boudda, Ahmed Muley Ali Hamadi, Alí-Salem, Bahia Mahmud Awah, Chejdan Mahmud, Larosi Hadar, Limam Boisha, Mohamed Salem Abdelfatah, Mohamidi Fakal-La, Said Beilal, Saleh Abdalahi, Salka Embarek, Sukeina Aali-Taleb y Zahara Hasnaui]. También en formato e-book.

jueves, abril 13, 2017

Enrique Satué y Bahia Awah en 'Arriba España' de M80 Radio. Tiza y Arena, maestros españoles en el Sahara Occidental

El Sahara Occidental estuvo presente el miércoles 12 abril en el programa ‘Arriba España’ de M80 Radio, el nuevo programa despertador de Juan Luis Cano. El motivo fue hablar del libro ‘Tiza y Arena’ sobre las escuelas españolas en el Sahara Occidental, en la época de la metrópoli. El libro está escrito por el antropólogo y educador ENRIQUE SATUÉ, que entró por teléfono, y en el estudio se encontraba el escritor saharaui BAHIA MAHMUD, también antropólogo, uno de los alumnos de aquellas escuelas.
Juan Luis Cano, antiguo componente de Gomaespuma, es conocedor del conflicto del Sahara y amigo de Bahia desde que estuviera en los 90 en los campamentos de refugiados saharauis, cuando el dúo radiofónico organizó un viaje de oyentes de su programa a los campamentos.
La entrevista transcurrió en el tono distendido y divertido habitual del programa y centrado en el libro 'Tiza y arena', de Enrique Satué, que “propone un viaje por las escuelas del Sáhara español a través de testimonios que su autor ha ido recogiendo de numerosos maestros y profesores que habían ejercido su profesión en la antigua provincia española durante el periodo que va desde 1960 hasta 1975”. La idea de escribir este libro surgió hace treinta años a través del programa 'Vacaciones en paz'. A raíz de acoger a una niña saharaui, el autor tomó contacto con un tema que, según ha afirmado, siempre le había interesado. Para ello, se puso en contacto con maestros y educadores que vivieron en el Sáhara cuando fue provincia española. 

La entrevista con Enrique Satué y Bahia Awah se puede escuchar aquí:



domingo, abril 09, 2017

Primavera de los poetas en Lyon. La poesía de Ali Salem Iselmu llega a Francia

Blog El País ¿Y dónde queda el Sahara? Por: Ali Salem Iselmu | 03 de abril de 2017
Hay palabras que rompen el silencio, absorben los gestos y se convierten en melodía. Lyon es una de ellas. Sus calles anchas, sus majestuosas iglesias, los dos ríos que la recorren. Fluyen para encontrarse en un solo punto. La primavera de sus poetas, el silencio de sus edificios que miran los desnudos árboles. Se refleja en sus improvisados mercados de frutas, verduras y carne asada.
Hay espacio para la poesía, para la imaginación en aquel lugar cubierto de madera y libros. Las lenguas se mezclan y emergen con sus sonidos para llegar a diferentes paisajes.
Los poetas nómadas del Sáhara Occidental, recitan sus versos, desnudan su exilio y se reencuentran con la poesía.
La palabra vence barreras, supera obstáculos y llega al corazón para reivindicarse en su interior.
En el aeropuerto Saint Exupéry, pude sentir al principito paseando por los anchos pasillos de la terminal, a pesar del ajetreo con que se mueven los viajeros buscando sus aviones. Sometiéndose a un estricto control de seguridad.
Varias voces se mezclaban para revivir un poema, devolviendo su espíritu y transportándolo a un paisaje verde y exuberante. En esas voces hay un eco que suena en las montañas, llega a las personas que se entregan con facilidad a la emoción de cada verso.
Los niños te miran y sonríen, luego pronuncian la palabra Santiago de Cuba, Sahara, Cubaraui, y entienden el recorrido de cada olor y sabor. Luego observan el nacimiento de cada verso, cuando sale de la fuente de la imaginación.
La poesía de La Generación de La Amistad, no es neutral, ni es objetiva, ni es militante. Es una poesía empecinada en dibujar los caminos del exilio y reencontrarse con las huellas perdidas del tiempo. Una generación de poetas que busca, recomponer los recuerdos y volver a la infancia abortada.
El sabor está en ese plato que se llama “Blanquette de Veaua’l’ancienne” que viene siendo algo así como “Ternera a la Blanquette Tradicional”, allí están los sabores de Francia, sus quesos fundidos, el aroma de sus condimentos. Un poeta lo cata y se imagina una abuela mezclando el arroz y la carne en una mañana de domingo.
El impacto de cada palabra, de cada poema, se nota en los ojos de quién abraza la poesía, se identifica con ella.  Allí es cuando vuelve la primavera de los poetas con sus flores, con las hojas que brotan de los árboles. Entonces se derrita el hielo y vuelve a correr el agua.
Cuando caminas despacio hasta Place Guichard, y sigues hasta Saxe Gambetta, recuerdas que en el río hay barcos flotando sobre el agua. Los cisnes y los patos se impulsan sobre las pequeñas olas y los peces desparecen en la profundidad, se esconden de las miradas ajenas.
Te acuerdas entonces que no hablas francés, apenas puedes pronunciar un monosílabo. Una niña de mirada poética te empieza a hablar. Te quedas callado buscando las palabras que tú no sabes pronunciar.
                                 (Poema dedicado a la pequeña Luna y a sus padres)
LUNA, LULU.                       
Dormí en la cama,
mirando sus libros,
cuando me levanté
ella me dijo quoi [1] en francés
no entendí nada.
Siguió hablando,
sus palabras volaban en mi mente.

Le dije desesperado:
sabes, yo hablo solo español.
Me sacó el libro de la gata y sus hijos,
yo empecé a leerlo en la lengua de Cervantes
pero ella hablaba la lengua de Molière.

Me miró y dijo:
yo soy  Lulu.
Yo le respondí:
ah, tu eres la luna,
entonces yo soy el sol.

Ella era una niña de dos años,
yo un hombre que no entendía francés.

Mientras ella hablaba, yo le decía oui  [2].
Al final el silencio
se apoderó  de los ojos de Lulu.

Yo seguí pronunciando
palabras inocentes.
Ella cambiaba las páginas del libro,
y volvía a señalar
pequeñas frases en francés.
---------------------------------
 [1] La palabra “quoi” significa en español “que”.
 [2] La palabra “oui” quiere decir en español “sí”.

sábado, abril 01, 2017

Bahia MH Awah presenta y debate la película de estudios etnográficos, literatura e historia “Legna, habla el verso saharaui” en la Universidad Pablo de Olavide, Sevilla

Fotos: Extensión Cultural UPO
La película “Legna, habla el verso saharaui” participó en el “IV Encuentro Mil Formas de Mirar y Hacer: Artes, Memoria y Comunidad” en la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla. Se trata de una producción hispano saharaui de investigación sobre el verso y su registro de la historia y el proceso de liberación del pueblo saharaui. La película, dirigida por los profesores Juan Ignacio Robles, Juan Carlos Gimeno y el escritor Bahia Mahmud Awah, fue ganadora de la XI Edición del Festival Internacional de Cine del Sahara FISAHARA 2014.
Bajo el título “IV Encuentro Mil Formas de Mirar y Hacer: Artes, Memoria y Comunidad” la Universidad Pablo de Olavide organizó los días 28 y 29 de marzo este encuentro que reunió ponentes de Suramérica, África y España, en un abanico de ponencias que recogieron diferentes temáticas sociales y académicas.
La jornada del martes se inició con el profesor Xavier Roige Ventura, que habló sobre “Patrimonios sensibles. Políticas y usos de la memoria de los conflictos en los museos”. “La memoria oral como practica de lucha contra el olvido”, fue la interesante disertación del colombiano Jhon Ardila. “Memoria cartográfica. Recorridos” de la profesora y artista madrileña Esther Pizarro. Finalizando por la tarde con “Memorias de la Subalternidad en la esfera pública”, del profesor Ángel del Río Sánchez.
El miércoles el profesor Antonio Mandly Robles comenzó la jornada con “Temposensitividad, carnavalización y memoria honda: funciones sociales y procesos de transculturación”. “La memoria de la diáspora africana; un deseo colectivo de reparación histórica”, de la profesora colombiana María Isabel Mena Garcia. “Legna, habla el verso saharaui”, fue presentada por el antropólogo e investigador saharaui Bahia MH Awah. El último día finalizó con la ponencia “Mujeres indígenas en Paraguay, voces guardianas de la memoria de sus pueblos”, que fue presenta por la profesora paraguaya Salustiana Caballero.
Estos dos días de presentaciones y debates se han cimentado sobre una amalgama de sujetos, procesos sociales e identidades provenientes de diferentes puntos geográficos, expuestos desde diferentes ámbitos culturales. La mirada epistemológica del sur hacia el norte ha estado presente en los debates, tanto por ponentes como por estudiantes. Los aspectos que más me han llamado la atención de las interesantes ponencias que he podido presentar los resumo en las siguientes pinceladas:
- Arenume: vocablo indígena colombiano para decir: “Escuchar alguna parte de mí os va decir algo”. Léxico de los bari de la zona colombiana de Catatumba. Lo usan para confirmar lo que les afecta en común. Una expresión que me lleva al pensamiento hasaní, العاد المتكلم افيسد العاقل اعود حاظك “Si el hablante es tonto el escuchante debe ser inteligente”. Se trata de no buscar enfrentamiento ante planteamientos erróneos y elegir la inteligencia para evitar lo que afecta en comunidad.
- “Acto de memoricidio”, acepción conceptual de la antropología que usó el profesor Ángel del Río para explicar en su intervención la memoria ocultada del franquismo, con la quema y destrucción de archivos históricos, el caso de las cunetas, las fosas comunes o la destrucción de registros en las iglesias. Un tema que encuentro que está estrechamente ligado al memoricidio, sufrido por los saharauis, que protagonizó el Coronel francés Mouret con sus tropas en 1913 al quemar la biblioteca del teólogo y sabio saharaui Chej Malainin.
- “Los ritos de recuerdo”. Como la “carnavalización” de Belice, con la recuperación de un baile de los esclavos en el que recuerdan sus orígenes africanos.  Una realidad simbólica para decir la verdad. Un trabajo del profesor Antonio Mandly.
- “El teko”, acepción de la lengua warani paraguaya que define “el modo de ser, de estar del pueblo warani”. Como afirma la profesora Salustiana Caballero: “es nuestra forma de resistencia”. Una lengua hablada por más del 80% de la población paraguaya. Y en el Sahara Occidental ese pensamiento está muy ligado a la resistencia que libran los saharauis por mantener la lengua hasania viva a través de sus reglas gramaticales, de escribir su gaf, verso corto, su talaa, poema extenso, y regirse a sus siete bhur, géneros. Un importante valor de identidad saharaui que Marruecos intenta diezmar y destruir en las zonas del territorio saharaui que ocupa desde 1976.
El antropólogo británico Bronislaw Malinowski, dijo al respecto de estas pinceladas que he podido subrayar en este texto que “Todas las culturas, de un modo u otro, reflejan necesidades humanas comunes”. Y Frantz Fanon nos acerca con el mismo pensamiento a esa categoría que nos diferencian y nos unen. [La cultura es, en primer lugar, expresión de una nación, de sus preferencias, de sus tabús, de sus modelos]. Por lo tanto es el lenguaje universal que traspasa nuestras fronteras físicas y humanas y nos inspiran para llevarnos a su ecuanimidad.  

video

miércoles, marzo 01, 2017

La tiranía del exilio y la ocupación foránea

Mis años de exilio en Argelia, trabajando en la Radio Nacional Saharaui en los Campamentos de Tinduf, 1999
Fuente: BahiaAwah.net
La condición y consecuencias del exilio desde las circunstancias personales, pensando en mi caso como oriundo del Sahara Occidental, se viven y se sienten no solamente por el hecho del destierro del lugar de origen o del pueblo natal. Estas dos categorías, condición y consecuencias del exilio, son producto del desenlace forzoso y que el desterrado va experimentando más allá de su dimensión humana. El exilio yo lo he sentido con perplejidad en mis primeros años de adolescencia y ahora lo siento como un doloroso desgarro que me priva armar y actualizar constantemente mi cerebro con pequeñas cosas sencillas de la cotidianeidad cultural y social. Priva de observar, tocar, sentir, disfrutar y reflexionar sobre la metamorfosis social en sus pequeños detalles que vamos experimentando, desde el calor y educación de la familia a lo que uno va absorbiendo y aprendiendo de progresos en su mundo social y cultural.
Ahora, en mi caso y creo que en el de la generación que compartió conmigo los últimos cinco años del periodo colonial español y luego los 42 años de exilio, aún sentimos un enorme hueco en nuestras almas que antes rebosaban de muchas cosas de la tierra, desde giros lingüísticos, nombres de personajes de nuestra historia, leyendas literarias, gestas y epopeyas del proceso precolonial de los gazi[1] que protagonizaron nuestros abuelos y bisabuelos. Hoy, la esencia original de los registros diarios que hablamos no es como antes.
Los profundos indicios de la historia que ocupaba nuestro mundo hasaní beduino, el exilio y el conflicto los han ido erosionando y salpicando de impudicias y nocivos residuos de la cultura de la ocupación. Hasta incluso la distorsión fonética de la lengua que van sufriendo las nuevas generaciones sometidas bajo las reglas de imposición educativa del doble tirano, el exilio y el ocupante agresor. Entonces, sin descolonizar la mente y educación usurpadas, nunca nos libraremos de las consecuencias de la tiranía del exilio y la ocupación foránea...
Desde el exilio aún te escribo versos.
Pero Tiris tú eres
la beduina
que alimenta
mi existencia,
la fuente de mis sueños,
gurratu aini[2] .
Te prometo
que por esta ciudad
no te dejaré.
Por ahora,
mi exilio está en la hermosa
Madrid
y mi vuelta está en ti,
Oh Tiris, mi gurratu aini.
Sin embargo, vamos a buscar el lado bueno en los infortunios del exilio, el destierro y el refugio. Se trata de esa dinamización constante, crítica, reflexiva y de compromiso intelectual individual, que consagramos y con la que nos armamos para recuperar el espacio humano, cultural y de pensamiento que nos han truncado.
Pensando en las preeminencias de esta categoría “exilio” se produjo el pensamiento del gandhismo en la Sudáfrica del Apartheid, el pensamiento crítico del orientalismo de Edward Said en los Estados Unidos. Y ahora en sus cimientos los primeros brotes del surgimiento de  una literatura saharaui de exilio escrita en español y en hasania se rearman como frente de lucha de resistencia pacífica contra la tiranía del exilio y la ocupación foránea que padece una parte de nuestro pueblo. Con estas excepciones hemos despertado la atención de muchos antropólogos y lingüísticas del mundo académico e hispano en general. 
-----------------------------------------
[1] Guerreros anticoloniales saharauis que representaban el brazo armado y de ley del Estado Pantribal Precolonial Saharaui, Dawlatu Albadia y su asamblea política Eid Arbaiin.
[2] La niña de mis ojos, lo más querido y apreciado, las gotas que humedecen los ojos en el sentido de llorar o reír por amor.
Imagen de aquellos años setenta inicio de nuestro largo exilio