miércoles, marzo 01, 2017

La tiranía del exilio y la ocupación foránea

Mis años de exilio en Argelia, trabajando en la Radio Nacional Saharaui en los Campamentos de Tinduf, 1999
Fuente: BahiaAwah.net
La condición y consecuencias del exilio desde las circunstancias personales, pensando en mi caso como oriundo del Sahara Occidental, se viven y se sienten no solamente por el hecho del destierro del lugar de origen o del pueblo natal. Estas dos categorías, condición y consecuencias del exilio, son producto del desenlace forzoso y que el desterrado va experimentando más allá de su dimensión humana. El exilio yo lo he sentido con perplejidad en mis primeros años de adolescencia y ahora lo siento como un doloroso desgarro que me priva armar y actualizar constantemente mi cerebro con pequeñas cosas sencillas de la cotidianeidad cultural y social. Priva de observar, tocar, sentir, disfrutar y reflexionar sobre la metamorfosis social en sus pequeños detalles que vamos experimentando, desde el calor y educación de la familia a lo que uno va absorbiendo y aprendiendo de progresos en su mundo social y cultural.
Ahora, en mi caso y creo que en el de la generación que compartió conmigo los últimos cinco años del periodo colonial español y luego los 42 años de exilio, aún sentimos un enorme hueco en nuestras almas que antes rebosaban de muchas cosas de la tierra, desde giros lingüísticos, nombres de personajes de nuestra historia, leyendas literarias, gestas y epopeyas del proceso precolonial de los gazi[1] que protagonizaron nuestros abuelos y bisabuelos. Hoy, la esencia original de los registros diarios que hablamos no es como antes.
Los profundos indicios de la historia que ocupaba nuestro mundo hasaní beduino, el exilio y el conflicto los han ido erosionando y salpicando de impudicias y nocivos residuos de la cultura de la ocupación. Hasta incluso la distorsión fonética de la lengua que van sufriendo las nuevas generaciones sometidas bajo las reglas de imposición educativa del doble tirano, el exilio y el ocupante agresor. Entonces, sin descolonizar la mente y educación usurpadas, nunca nos libraremos de las consecuencias de la tiranía del exilio y la ocupación foránea...
Desde el exilio aún te escribo versos.
Pero Tiris tú eres
la beduina
que alimenta
mi existencia,
la fuente de mis sueños,
gurratu aini[2] .
Te prometo
que por esta ciudad
no te dejaré.
Por ahora,
mi exilio está en la hermosa
Madrid
y mi vuelta está en ti,
Oh Tiris, mi gurratu aini.
Sin embargo, vamos a buscar el lado bueno en los infortunios del exilio, el destierro y el refugio. Se trata de esa dinamización constante, crítica, reflexiva y de compromiso intelectual individual, que consagramos y con la que nos armamos para recuperar el espacio humano, cultural y de pensamiento que nos han truncado.
Pensando en las preeminencias de esta categoría “exilio” se produjo el pensamiento del gandhismo en la Sudáfrica del Apartheid, el pensamiento crítico del orientalismo de Edward Said en los Estados Unidos. Y ahora en sus cimientos los primeros brotes del surgimiento de  una literatura saharaui de exilio escrita en español y en hasania se rearman como frente de lucha de resistencia pacífica contra la tiranía del exilio y la ocupación foránea que padece una parte de nuestro pueblo. Con estas excepciones hemos despertado la atención de muchos antropólogos y lingüísticas del mundo académico e hispano en general. 
-----------------------------------------
[1] Guerreros anticoloniales saharauis que representaban el brazo armado y de ley del Estado Pantribal Precolonial Saharaui, Dawlatu Albadia y su asamblea política Eid Arbaiin.
[2] La niña de mis ojos, lo más querido y apreciado, las gotas que humedecen los ojos en el sentido de llorar o reír por amor.
Imagen de aquellos años setenta inicio de nuestro largo exilio

domingo, febrero 26, 2017

La escritora saharaui Zahra Hasnaui apoya a las mujeres en huelga de hambre contra la violencia machista en la jornada organizada por la Plataforma Mujeres Artistas Contra la Violencia de Género


Redacción: EIC Poemario por un Sahara Libre; Fotos: Zahra Hasnaui y Cristina del Valle. 26 de febrero de 2017.   La Plataforma Mujeres Artistas Contra la Violencia de Género ha organizado hoy domingo 26 de febrero una jornada artística para llenar la Puerta del Sol de poesía, música y danza en apoyo a las mujeres de la Asociación Ve-la luz. Ocho de ellas están en huelga de hambre desde el pasado 9 de febrero para protestar contra la violencia machista. De las ocho mujeres que iniciaron la huelga de hambre, cuatro continúan con la protesta: Gloria, Martina, Susana y Sara.
Esta jornada artística se ha realizado bajo el nombre "Con el Maltrato No hay Trato". Según ha informado EFE en la actividad han estado presentes El Chojín, Amistades Peligrosas, Mercedes Ferrer, Ana Fernández, María Luisa San José y Miriam Díaz Aroca, entre otros.
La escritora saharaui Zahra Hasnaui ha participado con su poesía en esta jornada artística. “Nos solidarizamos con las ocho mujeres que están en huelga para pedir un derecho básico, el de la vida. Sí, hasta eso hemos llegado. Han muerto más mujeres por violencia de género que en un atentado terrorista al uso. Solidaridad y agradecimiento por su gesto valiente. Yo no sé si lo haría. Son estos gestos los que ayudan a la concienciación, y por ende, al cambio. Les he dedicado dos poemas inéditos que saldrán próximamente en Guadalajara en un libro coral con el mismo objetivo”.
Mujer
Cuando
la verdad se quemaba en hogueras.
Cuando
se hablaba de cuerpos
carentes de alma,
y almas carentes de razón.
Cuando
el silencio helaba
zapatos rojos en la acera.
La breve sonrisa tornó
el frío en abrazo,
el golpe en fuerza.
Entre lides y hastío
recuperaste la voz,
el viento y las flores.
---------------
Noche
En ebúrnea parábola
me convirtieron,
yo que nací de la tierra.
Llevo siglos arrastrando
la fruta que contamina mis pasos,
en un cuerpo que no es mío.
Cuando el terror
azota en el laberinto
de las decisiones,
me asfixia la telaraña de rejas,
y te pregunto,
por qué no,
tú y yo,
yo y tú,
en un diario sin crónicas,
ni pucheros ni pernadas.
Mírame, hasta que la noche se acabe,
hoy, ayer y mañana.



sábado, febrero 18, 2017

¿Nos ayudas? El libro ‘La primavera saharaui’ permitirá a las familias de los presos políticos de Gdeim Izik ir al juicio

· El dinero recaudado con la venta del libro ‘La primavera saharaui’ irá destinada a las familias de los presos de Gdem Izik que tienen que viajar miles de kilómetros desde el Sahara ocupado hasta Rabat para poder asistir al juicio del 13 de marzo. Puedes comprarlo aquí. Ayudémosles. Un ‘ME GUSTA’ no sirve para nada; la compra sí:
La lucha de los saharauis por recuperar su tierra es larga y difícil. ¿Es posible vencer a un enemigo tan poderoso con poesía? ¿Podremos derribar el muro de la vergüenza con estribillos? ¿Serán nuestras palabras más certeras que las balas? La escritura es una eficaz forma de resistencia.
El próximo 13 de marzo tendrá lugar la tercera sesión del juicio civil a los presos políticos saharauis de Gdeim Izik, el campamento de la dignidad que durante un mes, entre octubre y noviembre de 2010, mantuvo en jaque al ocupante marroquí en las proximidades de El Aaiun (Sahara Occidental ocupado). Decenas de miles de saharauis levantaron sus jaimas y trasladaron el estado saharaui en el refugio también a la zona ocupada.
El grito de Gdeim Izik por la libertad del Sahara Occidental fue violentamente sofocado el 8 de noviembre de 2010. Las fuerzas marroquíes de ocupación asesinaron durante aquellos días a varios ciudadanos saharauis, como el menor Nayem El Garhi o Babi Hamdai, ciudadano saharaui nacionalizado español, asesinado por agentes marroquíes en El Aaiun el mismo día que se desmantelaba con extrema brutalidad el campamento. En aquellos tortuosos días hubo decenas de detenidos, torturados, desaparecidos.
Tres años después veinticuatro activistas saharauis fueron condenados por participar en el campamento a penas de entre veinte años y cadena perpetua el 13 de febrero de 2013. Se trataba de civiles condenados por un Tribunal militar en un juicio farsa, en el que los observadores internacionales independientes denunciaron que se habían fabricado ridículas pruebas para inculparlos.
Si en mayo de 2005 el inicio de la Intifada saharaui en los territorios ocupados inspiraba un libro de combate a los escritores de Generación de la Amistad, “Aaiun, gritando lo que se siente”, en 2011 se planteó la posibilidad de sacar una antología con textos de homenaje al campamento de Gdeim Izik. Con ambos títulos los escritores saharauis pretenden mostrar la dura realidad que acontece en los territorios ocupados, utilizando la palabra como arma. Decidimos editarlo nosotros mismos y en abril de 2012 el libro se ponía a la venta. Desde entonces se han realizado decenas de presentaciones y actividades con “La primavera saharaui”, cuyos beneficios se han destinado íntegramente a los presos políticos. Se trata de un libro de denuncia y activismo, que recoge poemas, relatos, análisis y una detallada cronología de la manifestación pacífica más grande en la historia del Sahara Occidental.
Ahora que se acerca la nueva sesión del juicio a los presos de Gdeim Izik retomamos la difusión del libro. Con lo recaudado en estos días, pretendemos ayudar a las familias de los presos que tienen que viajar miles de kilómetros desde el Sahara ocupado hasta Rabat para poder asistir al juicio. Os animamos a leerlo y a difundirlo.
Ojalá que nuestras palabras den voz a los presos políticos y a los saharauis que participaron en el campamento durante aquel mes que nos conmovió y nos llenó de orgullo saharaui. Que los versos de los poetas recarguen el ánimo de quienes defendemos la causa saharaui. Que el libro sirva para combatir las mentiras del ocupante y sus esbirros a sueldo. Que “La primavera saharaui” mantenga encendida la llama de Gdeim Izik. Y como decía el escritor saharaui Bachir Lehdad en el tercer aniversario de aquella gesta: “La lucha continua de la mano de la vida. Han pasado tres años de aquella acción, sin precedente en la historia de la lucha de los pueblos por su libertad, su dignidad y su independencia. Gdeim Izik. Un lugar que apenas unos cuantos saharauis conocían, hasta el nueve de octubre del año 2010. Solo era una pequeña explanada de la gran meseta del glorioso Izik, con sus exuberantes graras que dan cobijo a muchos roedores, leña a los panaderos, hierba fresca a pequeñas manadas de cabras y regocijo a alguna que otra familia, con deseos de paz y tranquilidad, lejos del bullicio de la ciudad, algún que otro fin de semana. A partir de aquel nueve de octubre, Gdeim Izik, se convirtió en un santuario de libertad, un foco de primaveras, tan necesarias y tantas veces reprimidas”.
*Conchi Moya (Madrid, 1971) es periodista licenciada por la Universidad Complutense

martes, febrero 14, 2017

Conferencia de Bahia Mahmud Awah en la Universidad de Durhman, Reino Unido. “Conflictos y violencias, Sahara Occidental en el marco del mundo hispano, poesía de resistencia”

El escritor y poeta saharaui Bahia Mahmud Awah, impartió hoy 14 de febrero 2017 por videoconferencia una charla con alumnos en la universidad de Durham, Reino Unido. La temática programada por la universidad y al que ha sido invitado el escritor y profesor “saharo-español” se centró sobre “Conflictos y violencias, Sahara Occidental en el marco del mundo hispano, poesía de resistencia”. Fue presentado por la profesora y filóloga inglesa Joanna Allen que imparte clase de filología hispánica en la misma universidad y que había realizado estudios sobre los escritores saharauis Generación de la Amistad.
El escritor hizo un esbozo histórico para acercar el proceso del Sahara Occidental a más de 82 estudiantes de primer año de filología hispánica, poniendo énfasis en el proceso de descolonización y ocupación extranjera que desde 1975 afecta a parte del territorio del Sahara Occidental.
Siendo el tema central “conflictos y violencias, Sahara Occidental en el marco del mundo hispano”, Bahia explicó la producción de pensamiento literario de las tres generaciones de escritores y poetas saharauis que representan la cultura saharaui en el mundo de libro y las publicaciones a nivel de universidades y mundo editorial haciendo énfasis en su papel durante el periodo colonial y postcolonial. Destacó que “la poesía comprometida, la prosa, el ensayo y el relato son el arma fundamental que los saharauis desempeñan en su lucha por recuperar su soberanía, difundir su mensaje de paz, de legalidad y de apelar la conciencia del mundo universitario occidental”. Señaló en su charla que “Gracias a esta opción de pensamiento y compromiso de lucha pacífica, los saharauis somos un pueblo abierto, pragmático en su lucha pacífica, tolerante, lejos del radicalismo, del fanatismo y abierto al mundo y a sus culturas”.
El escritor interactuó con los estudiantes ingleses con preguntas, comentarios y respuestas sobre un abanico de temas que conciernen los escritores saharauis, su sociedad y su producción literaria consagrada a su proceso de lucha pacífica por la recuperación de su territorio. Concluyó apelando a los estudiantes a estar al lado de los pueblos oprimidos, a denunciar las injusticias, las violaciones de los derechos humanos en la parte ocupada del Sahara Occidental y buscar los saharauis y su mundo bibliográfico en las herramientas de las nuevas tecnologías que nos han acercado unos a otros y nos han roto las fronteras para que estuviéramos unidos en la lucha común y contra los aspectos negativos de la globalización del capitalismo que nos afecta a todos. Y termino invitando a los estudiantes ingleses a conocer más de la cultura e historia del pueblo del Sahara Occidental y se despidió de ellos con la recitación del poema “El Aauin o Beirut”, de su antología poética “Versos refugiados” editada por la Fundación Universidad Alcalá de Henares.

Desde El Aaiun a Beirut poco distan las palabras
que fluyen de rabia.
El Aaiun, los ojos
El Aaiun, los ojos
El Aaiun, los ojos que rezuman.
Y en sus cuencas, perdidas, desorbitadas,
las calles
huelen la misma barbarie.

La maquinaria bélica, las bombas, los tanques,
las balas que fabrica la misma casa,
igual matan en Beirut, El Aaiun o en Saigon.
Llámala como quieras, tú que observas
desde el monte Sinai,
desde Paris, Madrid
o el edificio azul en Nueva York.
Yo soy otro Beirut al que nadie llora,
yo soy otro Beirut del que nadie habla,
yo soy ese Beirut hace treinta años,
cada día me matan y resucito.
Yo soy ese otro hermano que Beirut no conoce,
y al que nadie llora.
Y me llamo El Aaiun, los ojos, que igual rezuman

por El Aaiun o Beirut.

sábado, febrero 04, 2017

La República Saharaui y su poesía presente en la antología francesa “120 nuances d'Afrique”

Fuente: EIC Poemario por un Sahara Libre
Bruno Doucey, editor y poeta, destacado activista francés, ha incluido dos poemas de los escritores saharauis de Generación de la Amistad Luali Lehsan y Zahra Hasnaui, traducidos al francés, en su antología “120 nuances d'Afrique”.
Antologada por Bruno Doucey, Nimrod y Christian Poslaniec, se trata de una antología clasificada por países, en la que aparece el Sáhara Occidental como país de ambos poetas. Se trata de una invitación a explorar el continente africano a través de su poesía. “Viajar en el tiempo para cumplir con el griot y la tradición oral nativa de cada poema; los viajes espaciales de este a oeste, de norte a sur, sin dejar de lado los territorios más allá del continente. Toda África vive en este libro: la mediterránea, la sahariana, la del Sahel, la ecuatorial, la austral; la americana cuando el poema viene del blues; etiopes y atlantes; África negra, blanca o mestiza, continental o isleña, que se extiende a las Indias Occidentales y Mayotte. Un mundo despierta ante nuestros ojos: los ritmos del habla incandescente y liberada”, afirma la editorial sobre la antología.
Por otra parte, el lunes 30 de enero el propio Doucey, como miembro y organizador del evento Printemps de poètes, presentó a una asamblea de profesores y documentalistas la antología bilingüe español francés “Generación de la amistad”, editada en Francia por L’atelier du tilde en mayo de 2016.
Estas buenas noticias nos hacen desear que a través de la literatura se pueda difundir y promover la causa del pueblo saharaui en escuelas, liceos y colegios franceses. Esperamos que estos aportes lleven al conocimiento de la causa saharaui en Francia, después de tantos años de bloqueo y silencio informativo.
---------------------------------
“120 nuances (matices) d'Afrique”. Editions Bruno Doucey. Collection: Tissages. Pages: 288. Prix: 20 €. ISBN: 978-2-36229-143-2

miércoles, febrero 01, 2017

El Verso expatriado de la erudita y poeta Jadiyetu Mint Omar Uld Ali, la erudita anónima saharaui

Fuente: BahiaAwah.net
A menudo cuando recordamos nuestras vivencias del exilio o la de otros personajes que de una u otra manera pasaron desapercibidos con sus reflexiones literarias conmovidos por las extrañas circunstancias del destierro o el exilio. Recordándolos siempre nos viene a la mente el pensamiento del intelectual palestino-estadounidense Edward Said.  En la misma sensación producida por el exilio mi madre desde su definitivo destierro en Argelia que empezó desde 1979 hasta su fallecimiento en 2006 reflexionaba en verso sobre la lejanía y la condición de desterrada en estos versos: “Oh corazón, /basta ya de aguantar /y no dejas de resistir”.
“Said hizo su reflexión sobre el exilio desde la ciudad de Nueva York y decía: “allí llegaban los irlandeses, italianos, judíos no judíos del este de Europa, africanos, caribeños, y gentes del Próximo o Lejano Oriente”.  Este repertorio de gentes según Said causó lo que él llamó en su obra Orientalismo “narraciones expatriadas”.
Mi madre Jadiyetu Embarec Fal a diferencia en género de Said, también ella escribió reflexionando en “versos expatriados”, como estos que reproduzco y que compuso en 2003 acampada por primera vez y en circunstancias limitadas en tiempo con su jaima en una parte de los territorios liberados saharauis.  Estuvo dos meses sintiendo la libertad lejos de las desgarradoras condiciones del exilio en un monte llamado Gleib Eshaar, “El monte de la Lana”, lugar de la geografía del territorio saharaui situado en la región de Zemur.
متارك كافي يلعكل امن اصبر                 منو مانك
تمشي من عند اكليب اشعر      شوراخيام اهل امبارك

Oh corazón,
basta ya de aguantar
y no dejas de resistir.
Libre transitas
entre el monte Gleib Eshaar
y las jaimas de Ahel Embarec.

الطافلات الجاونا                    من منطقتنا و الهاونا
بيهم ياالله اتزدنا                         بكهولتنا و اشبابنا
 و الرجوع المواطنا                                        

Mozas nos visitan
desde la patria Oeste
Y nos alegran el ama.
Dios de su ejemplo
da a nuestros ancianos
da a nuestros jóvenes
y Dios que pronto retornaremos
a nuestra patria.

miércoles, enero 11, 2017

Los retoques de una pincelada

El pintor saharaui Larbi Lehbib en su taller
Ruge el viento tras la lona de la jaima. Hoy ha sido un día más de calor. En su interior, nuestro hombre saca una libreta donde anota recuerdos, inventa historias y relata la vida en el campamento. A veces le gusta pensar cómo era la vida en la ciudad, el ajetreo, el ruido, sus gentes y el olor a mar. Escribe a mano para luego trasladarlo al bloc de notas de su Samsung Galaxy, con paciencia y esmero. Y entonces, cuando todos duermen, mientras  los escarabajos excavan túneles en la tierra, camina hasta un lugar elevado en busca de un poco de cobertura. Consigue enviarnos su crónica, su relato, su historia. Memoria viva de todo un pueblo que deja escapar los días en un campamento de refugiados en el más inhóspito de todos los desiertos. Mi admiración y respeto a nuestro compañero, Mohamidi Fakal-la, un valiente caballero del desierto.
Esta entrada ha sido escrita por Mohamidi Fakal-la desde los campamentos de refugiados saharauis.
Retenido por las horas hasta muy entrada la noche, en el angosto taller artístico bajo una nube de incienso que se entremezcla con olores de pintura acrílica y óleo, va configurando con ligereza sobre lienzo el rostro de una anciana mujer, con un último retoque de pincelada de la mano diestra del pintor Larbi Lehbib. Licenciado en Artes Plásticas en el extremo occidental de la isla de Cuba, hace ya más de una década, desde entonces vive con sus allegados en un campamento de refugiados en el inhóspito desierto de la hamada.
Desde un exilio implacable se debate con entusiasmo propio para dar una imagen positiva y a la vez emotiva, en la que se queden plasmados con técnica y estilo los colores, la cal y el agua que componen con majestuosidad el valor indeleble de un gigantesco cuadro de vivencias, amor, tristeza, entusiasmo, esperanza, soledad y separación, bajo la bóveda de lona de una inmensa jaima.
"La anciana" no resulta ser el primer cuadro del pintor saharaui en su aval artístico. Debutó en el año 2002 en las galerías del Ministerio de Cultura saharaui en Rabuni. De hecho, con una escultura de lefrena1 y complementos del ritual té tradicional el pintor pretende cerrar su labor anual y fijar nuevas metas de futuro. Está trabajada a base de material reciclado, pieza a pieza, de los residuos del vertedero de uno de los mayores campamentos de refugiados saharauis. Son destacables también las exposiciones que montó con anterioridad en la localidad liberada de Tifariti, así como en La Habana, Argel y en la ciudad española de Santander.
En las raquíticas paredes sin revestir del taller se amontonan cuadros, libros, dibujos sobre relieve, serigrafías, ilustraciones de cuentos, revistas, tela, pintura, entre otros trabajos que exhibe con esmero, y relucen las siglas de un hombre que quiere llevar el noble mensaje de su pueblo mucho más allá de las habituales salas de conferencias de matiz político. Detrás de cada rúbrica se esconde todo un rigor de imaginación de una historia, o alguna leyenda, cuyo protagonista principal podría ser un niño, una mujer, un hombre, una tormenta de arena, un calor extremo o un grito de libertad que encierra con su eco el espacio comprendido entre la tierra y el universo, en un rincón insólito, invicta la gente que lo habita desde hace muchos años, esperando justicia.
-----------------------------------
1 Especie de brasero donde se prepara el té y pinchitos de carne y que también sirve para calentar el cuarto o echar lebjur, incienso saharaui

domingo, enero 08, 2017

Entrevista a Bahia Mahmud Awah. Biblioteca virtual Miguel de Cervantes

Vídeo entrevista realizada al escritor e investigador saharaui Bahia Mahmud Awah en relación al papel que los saharauis dan al español como legado lingüístico y factor de identidad cultural. Entrevista realizada por la periodista y profesora Lucía Benítez Eyzaguirre. Universidad de Cádiz, noviembre 2015. Incluido en el Portal Biblioteca Africana de laBiblioteca Virtual Miguel de Cervantes.
Vídeo. Entrevista a Bahía Mahmud Awah (Auserd, Sahara español 1960).

miércoles, diciembre 28, 2016

El huerto de los espárragos

Ruge el viento tras la lona de la jaima. Hoy ha sido un día más de calor. En su interior, nuestro hombre saca una libreta donde anota recuerdos, inventa historias y relata la vida en el campamento. A veces le gusta pensar cómo era la vida en la ciudad, el ajetreo, el ruido, sus gentes y el olor a mar. Escribe a mano para luego trasladarlo al bloc de notas de su Samsung Galaxy, con paciencia y esmero. Y entonces, cuando todos duermen, mientras  los escarabajos excavan túneles en la tierra, camina hasta un lugar elevado en busca de un poco de cobertura. Consigue enviarnos su crónica, su relato, su historia. Memoria viva de todo un pueblo que deja escapar los días en un campamento de refugiados en el más inhóspito de todos los desiertos. Mi admiración y respeto a nuestro compañero, Mohamidi Fakal-la, un valiente caballero del desierto.
Esta entrada ha sido escrita por Mohamidi Fakal-la desde los campamentos de refugiados saharauis.
A poca distancia de Tifariti queda el pequeño poblado sumergido entre el rocoso Ajchach y los ríos secos de Zemour. La vida transcurre sin prisa. Y en medio de la soledad aparece, inesperadamente, la vivienda de El Mubarak. Un barracón modesto, hecho a la medida de la supervivencia, de un hombre curtido y huesudo por el peso de las peripecias, las inclemencias y los años.
La somnolienta paz de 1991, supervisada por las Naciones Unidas, llegaba tras dieciséis años de enfrentamiento bélico con Marruecos. Aún recuerda con angustia aquellos trágicos hechos que dispersaron a la población saharaui a fuerza de napalm y fósforo blanco a fin de vaciar las ciudades, cegar los pozos, conquistar la tierra y garantizar una rápida rendición de los habitantes del territorio.
Sin embargo, para El Mubarak hoy el reto es otro. Así lo aseguraba al borde de la orilla de un río, con los pies todavía enfangados de la recia tierra de los surcos de un huerto, abandonado a causa de la guerra, la desertificación y la negligencia.
Rehabilitar la parcela no resultaría nada fácil, pero había mucho interés en ello. El dueño insistía en que, una vez sobrepasados los baches, todo era alcanzable con éxito. Por ello, su esfuerzo fue loable, incluso identificable con su propia índole. El huerto era parte de la historia contemporánea del lugar. En los tiempos de la entonces provincia del Sahara Español, un amigo de El Mubarak llamado Manuel, de la ingeniería militar en el noreste del territorio, estudió, junto con un canario agrónomo, la posibilidad de poder llevar a cabo un plan agrario de mejora de la tierra, prometedor para la zona de Tifariti, que consistía en cultivar esparragueras, pues la zona era muy fértil. Un proyecto modelo, casi único en su género en todo el Sahara.
Más tarde, la fascinante idea llegó a la oficina del que era secretario general del Gobierno del Sahara, el coronel Luis Rodríguez de Viguri. Tras estudiar detenidamente la propuesta dio orden a sus subordinados de encauzar los esfuerzos hacia la puesta en práctica del plan agrícola de la región noreste, como prolongación del ya existente, en la parte sur, en Tiniguir.
En los últimos años del vergel del desierto, el señor de los sueños de los espárragos ya había cosechado buen acopio de zanahorias, tomates, nabos, remolacha, entre otras verduras. Sin embargo, la verdosa yema de los espárragos seguía sin aparecer.
Estaba todo listo en el pequeño almacén para la distribución de la partida cosechada, destinada a las zonas rurales más próximas. Al preguntarle por la ausencia de los espárragos que daban nombre al huerto, contestó sencillamente: “A lo mejor los tendremos con la llegada de la próxima primavera”.
Por mucho que parezca una paradoja, o simplemente una contundente contradicción, el huerto de El Mubarak sigue en marcha a base de agua subterránea, pico, pala y el sudor de un señor que fue abriendo camino con semillas, y respirando libertad. Desafiando la naturaleza y, a poca distancia, al ejército marroquí y al muro más largo de la historia de la humanidad que divide en dos el Sahara Occidental. Tenebroso por las minas de dimensiones diferentes y de detonación horrible que causan dolor y la muerte de seres humanos y la fauna sahariana.
En los linderos de los surcos se revive el sentimiento del pasado, de aspiraciones frustradas que continúan plagadas por la incertidumbre y la diferencia de la traición. Los primeros días de noviembre de 1975, al suboficial Manuel le enviaron un teletipo en el que se le exigía que abandonara el huerto de los espárragos de inmediato, y se presentara lo antes posible en Madrid. Desde entonces la efímera administración del proyecto quedó en manos de El Mabruk. Y poco más. Se desató la guerra, bajo la cobertura de la “Marcha verde”.

viernes, diciembre 23, 2016

Día 46 #100lecturasafricanas “Tiris, rutas literarias” de Bahia Mahmud Awah. Los saharauis autores de su historia (19 de diciembre de 2016)

La andadura del libro de Bahia Awah “Tiris, rutas literarias” arrancaba en octubre de 2011 durante un viaje a la región sur del Sahara Occidental, Tiris, una tierra llena de poesía, eruditos, mitos y leyendas. El escritor saharaui realizaba el viaje junto con profesores de Antropología de la Universidad Autónoma de Madrid y miembros de Antropología en Acción para el rodaje de lo que sería la película “Legna, habla el verso saharaui”, un recorrido por la historia y la geografía del Sahara Occidental a través de su poesía. De las vivencias, anotaciones y entrevistas realizadas por Bahia y de las emociones y sensaciones vividas en territorio saharaui liberado nacería cinco años después este libro. “Tiris, rutas literarias” es una mezcla de libro de viajes, antropología, literatura, mitos y leyendas, historia y geografía; una guía que refleja siglos de resistencia de un pueblo, el saharaui, con una idiosincrasia forjada a partir de inclemencias, invasiones, colonizaciones y resistencia. En “Tiris, rutas literarias” el autor hace un periplo por la geografía, la historia y la literatura saharaui a través de sus montes, sus ríos, sus cuevas, las tumbas de guerreros y poetas, recorriendo el pasado saharaui y el pasado colonial, hilvanado con historias actuales y vertebrado a través del viaje.
Tiris es una región de referencia para los saharauis debido a su geografía, sus mitos y leyendas y a sus eruditos, poetas y guerreros anticoloniales, personajes referentes que fueron construyendo la historia saharaui mucho antes de que se estableciera la metrópoli en el territorio. En el libro Bahia halla referencias a la patria saharaui registrada en el verso desde siglos atrás, refiriéndose al primer poeta que se pronunció sobre la existencia de una identidad saharaui, Omar Uld Emreizig. Porque este libro supone el punto de partida de la andadura iniciada por el escritor saharaui en la investigación de la historia del Sahara Occidental pre y post colonial, como aporte a su sociedad. “Quiero que nuestra sociedad sepa repasar y refrescar lo que fuimos, un Estado-nación secular”, destaca Bahia.
El libro responde a la preocupación del autor por estudiar la historia saharaui y que sean los saharauis los que ofrezcan su visión sobre su propia historia y su cultura, rompiendo esa negación neocolonialista a que los saharauis tengan su propia voz. Bahia reivindica que sean los saharauis quienes investiguen y cuenten su historia para las generaciones más jóvenes, para los investigadores occidentales, para el propio movimiento solidario. Se ha escrito mucho sobre los saharauis durante el periodo colonial por parte de militares, historiadores, geólogos, antropólogos, sobre todo españoles y franceses. Lo habitual ha sido que la interpretación de la historia saharaui se haya hecho “a la manera occidental”, en ocasiones incluso de manera tendenciosa. En este aspecto, el profesor y antropólogo Juan Carlos Gimeno, compañero de Bahia en el viaje a Tiris y codirector de la película “Legna, habla el verso saharaui”, considera que este libro ha “invertido el esquema habitual de trabajo antropológico”. En toda la producción colonial de exploración y de investigación “los nativos normalmente no tienen nombre”, son meros informantes. Sin embargo, con “Tiris, rutas literarias” se promueve “la producción de los saharauis, sobre su propio mundo y el mundo que les rodea. Se trata de una contrahistoria del mundo de los saharauis hecha por ellos mismos según sus propios intereses”, en palabras de Gimeno. El profesor califica los libros de Bahia Awah como “orales”, en gran medida “escribe sobre historias que son contadas”.
Juan Ignacio Robles, uno de los profesores que compartió aquel viaje con Bahia y otro codirector de “Legna, habla el verso saharaui”, ha calificado el libro de “road movie necesaria”, ya que se ha escrito alrededor del viaje a través del territorio saharaui. “Tiris, rutas literarias” tiene una vinculación cultural muy fuerte con el territorio recorrido, sólo una parte del territorio secular habitado por los saharauis, no hay que olvidar que el muro de la vergüenza levantado por Marruecos tras la invasión del territorio divide en dos el Sahara Occidental. En la situación actual de exilio y ocupación los saharauis no pueden habitar libremente su país, lo que está afectando a su cultura e incluso a su lengua. “A los saharauis se les ha sacado del territorio pero también se ha sacado el territorio de ellos”, reflexiona el profesor Gimeno en este sentido.
“Tiris, rutas literarias” es además un libro “puente” entre los diferentes “mundos” saharauis, el hispanoparlante y el hasanoparlante, el del exilio, la ocupación y la diáspora. Bahia realiza un trabajo de mediador entre los saharauis y el mundo “occidental”. El profesor Gimeno destaca que el libro permite el descubrimiento del mundo saharaui y la comprensión de su territorio para verlo “desde la mirada saharaui y desde la nuestra”. Este ejercicio de hibridación recogido en el libro “busca a través de la emoción mirar el territorio, mezclando dos mundos, el hasanoparlante y el de los europeos”. El propio autor califica el libro de “semibilingüe”; es un libro que ha escrito pensando en saharauis y no saharauis, lectores, investigadores, periodistas, historiadores y antropólogos. El corpus del libro está escrito en español, y la poesía que se ha recogido en hasania está además traducida o recreada al español.
Bahia Mahmud Awah, escritor y antropólogo saharaui, nació en el Sahara Occidental (entonces provincia española) en 1960. Máster en Antropología de Orientación Pública de la UAM en el marco de colaboración con la Universidad de Tifariti, es profesor honorario de Antropología Social e investigador sobre la cultura oral saharaui en la Facultad de Filosofía y Letras de la UAM. Es codirector de la película “Legna, habla el verso saharaui”, ganadora del Festival Internacional de Cine del Sahara (FISahara 2014) y autor de varias obras como “Tiris, rutas literarias”, “El sueño de volver”, “La maestra que me enseñó en una tabla de madera”, “Cuentos saharauis de mi abuelo” y “El porvenir del español en el Sahara Occidental”.
La motivación de Bahia Awah para escribir e investigar reside en una preocupación sobre el desarraigo cultural y de identidad de una sociedad, la saharaui, que vive la ocupación y el exilio, inmersa en un proceso de liberación y de constitución en una sociedad moderna y avanzada, sin perder sus rasgos de sociedad nómada y africana. “Nuestra sociedad nos reclama investigar y registrar desde la fuente de los sabios saharauis, porque queremos responder a la bibliografía colonial que tergiversó aspectos de nuestra historia. La metrópoli construyó su historia colonial sobre la nuestra y omitió deliberadamente el registro de nuestros sabios, eruditos y guerreros anticoloniales”, concluye Bahia.
****
Tiris, rutas literarias de Bahia Mahmud Awah. Editorial Última Línea. Madrid. Abril, 2016. 419 páginas. ISBN: 9788416159239