jueves, junio 30, 2016

Presentación ‘Tiris, rutas literarias’ de Bahia Mahmud Awah en Madrid. 1 de julio, 19:30h

Presentación ‘Tiris, rutas literarias’ de Bahia Mahmud Awah. En Clave de Libros. Calle de Relatores 16, (Tirso de Molina) Madrid. Viernes, 1 de julio. 19:30h
A lo largo de los años ha habido “una larga invisibilización del pueblo saharaui, no se les ha permitido tener voz y palabra. Cuando han pasado 40 años de la salida de España, seguimos teniendo el mismo déficit de voces saharauis”, afirma el profesor y antropólogo Juan Carlos Gimeno.
Los escritores saharauis se han propuesto superar esta situación y ser ellos mismos quienes hablen con su propia voz sobre su Historia, geografía y literatura. “¿Por qué no contamos nosotros nuestra Historia para nuestras generaciones más jóvenes, para quienes nos investigan, para el movimiento solidario?”, se pregunta Bahia Mahmud Awah, el autor de ‘Tiris, rutas literarias’, libro editado el pasado mes de abril por Última Línea, que se presenta este viernes 1 de julio en la conocida librería madrileña En Clave de Libros.
Montes, ríos, tumbas de guerreros y eruditos, poesía, leyendas, anécdotas, viaje, personajes saharauis referentes. Zemmur y Tiris, las históricas regiones de la patria saharaui. El nacionalismo saharaui contra el colonialismo desde sus orígenes Antropólogos que en lugar de mirar pasan a ser observados por el autor, los saharauis dejan de ser objeto de estudio para ser sujetos de su propia investigación. A lo largo de sus más de 400 páginas nos sumergimos en la literatura saharaui desde el s. XII hasta nuestros días. De aquellos eruditos que escribieron sus versos en las paredes de una cueva hasta el actual auge de la literatura saharaui con publicaciones en diferentes países del mundo.

Un recorrido por la tierra saharaui de la mano de Bahia Mahmud Awah a través de varios géneros literarios.

sábado, junio 25, 2016

El cubaraui, por Mohamidi Fakal-la

Se había ido hacía otras tierras con la sensación plena de recuerdos. La infancia había calado en su comportamiento positivamente desde los primeros momentos del comienzo de camino. Sin embargo, no supo a primera vista interpretar con exactitud los embates de la lejanía. Una lejanía bañada en la serenidad de una isla que lleva por nombre. El verde caimán.
Pero en sus entrañas la conmoción iba más centrada en ortodoxia de abuela, con amuleto “protector” con él crecieron los nietos en un ambiente ritual que se apoderó de toda la familia, bajo un sólo techo de la azabache jaima piramidal de la anciana.
En horas de la mañana, en el recinto de la escuela nueve de junio la abuela ordenó, con muchas ganas y una lágrima a punto de brotar, los sencillos bártulos del chaval en el interior del baúl metálico que, adoraba con agrado desde muy temprana edad. El muchacho siguió con calma los preparativos de un viaje que lo llevaría al otro lado del mar. Iba a estudiar con la bendición, decía para sus adentros la mujer. Para ella el frenético momento aludía a un sueño eterno en una tierra ajena y lejana de las rutas de las caravanas, que le premiaron el día de sus nupcias con un baúl y el ajuar en una ceremonia casi ya olvidada. Lo ajeno es olvido, desgarro y separación. Lo profesaba, sin miedo, en torno a las afables tertulias de té matinales y, aseguraba con certeza que la actual ola de inmigrantes se difiere de los tiempos de ir tras las nubes de los nómadas. Es otra historia inconclusa, todavía por contar.
Sin más comentario, cerró nostalgia mente el cofre. La abuela y el nieto se fundieron en un abrazo de despedida.
Sorprendido por el mar, por una tierra vestida de bejuqueras, palmas que rozaban el cielo, agua de coco y dulce guarapo de caña recién cortada y un olor permanente a humedad. La fascinación llevó al muchacho por el extraordinario aire tropical, donde los rayos del sol invitan con generosidad a refugiarse en la sombra de un batey, a la mira de un amigo guajiro ofreciéndole un pastel con sabor de guayaba el día de su graduación académica y desde lejos los vientos del sur hacían llegar las notas musicales de una orquesta de chachachá, animando una velada popular.
El cubanoraui se forjo entre el beso de dos mares y, más tarde, vino vestido de guayabera, sin haberse olvidado del baúl de mamá.

M.M. Fakal-la

martes, junio 21, 2016

Presentación de ‘Tiris, rutas literarias’ de Bahia Mahmud Awah y liberación digital de la película ‘Legna: habla el verso saharaui’ en la jaima de #Tuiza, Donostia. Viernes 24 de junio

El viernes 24 de junio la jaima de Tuiza, de Federico Guzmán, acoge la presentación del libro ‘Tiris, rutas literarias’ de Bahia Mahmud Awah y la liberación digital de la película ‘Legna: habla el verso saharaui’, ganadora del FISahara 2014, dirigida por Juan Ignacio Robles, Juan Carlos Gimeno y Bahia Mahmud Awah. Ambas obras interrelacionadas entre sí, ya que el libro se vertebra alrededor de uno de los viajes realizados a la patria del verso saharaui para grabar imágenes de la película.
Tuiza, Museo San Telmo. Plaza Zuloaga, 1, Donostia, 19 horas
PRESENTACION DEL LIBRO ‘TIRIS, RUTAS LITERARIAS’
Dice el autor Bahia M.H Awah: “Para realizar este anhelado y comprometido viaje a la patria del verso saharaui, Tiris, posteriormente hecho realidad en este libro, he seguido las sendas trazadas en la memoria del pasado sociocultural y político registrado desde los anales de la Historia, que habita en la oralidad de la gente sabia de la sociedad saharaui. Sin embargo mi cometido en esta ruta literaria, como aparente shauaf, explorador tradicional en el desierto, es señalar y acercar al lector cómo en tiempos pasados  grandes eruditos dejaron plasmada su inequívoca descripción histórica sobre el registro del verso que aún anida en la región de Tiris en especial y el Sahara Occidental en general. En este viaje he seguido los pasos de leyendas aún vivas en esta mítica región del verso y la erudición saharaui. Recorrí esta ruta literaria e histórica, escarbando fielmente sobre su pasado y presente. En este libro hay mucha belleza, historias de torrenciales poetas, dueños del verbo y la oralidad. Desprende la fresca fragancia de inéditos pasajes de la vida de excelsos eruditos tirseños. Así quedaría bien presentada esa hermosa dama, Tiris, a quien los saharauis llamamos la novia de los poetas, convertida en toda una leyenda viva en la mitología del verso saharaui. Anduve por sus más referentes lugares, registrados en la memoria y las sendas que surcaron sus grandes sabios, poetas, guerreros anticoloniales y caballeros andantes. Ojalá ‘Tiris, rutas literarias’ sea el fiel reflejo de mis estudios e investigaciones sobre una realidad muchas veces omitida por circunstancias geopolíticas o simplemente desconocida. Que sea un legado y aporte generacional para mis compatriotas y para el mundo académico de antropólogos e historiadores con los que he navegado en las arenas de esta patria del verso saharaui”.
LIBERACIÓN DIGITAL de ‘LEGNA: HABLA EL VERSO SAHARAUI’
Porque la poesía nacional saharaui es una creación colectiva del Pueblo Saharaui, porque así lo desea el Ministerio de Cultura de la República Saharaui, porque así lo desean sus poetas y poetisas nacionales, porque es Patrimonio de la Humanidad.... Ahí va nuestro granito de arena: LIBERACIÓN DIGITAL de LEGNA, un documento audiovisual compartido por, para, con el Pueblo Saharaui. “Legna: habla el verso saharaui es un relato de poesía audiovisual que recorre los elementos esenciales de la cultura saharaui encadenando los versos recitados de forma rigurosa y evocativa en hasania y castellano por los propios poetas y poetisas. Poemas que cantan y evocan lo esencial de la cultura material beduina vinculada al movimiento desde Saquia el Hamra hasta Río de Oro. Un recorrido mágico desde el río Draa en el norte hasta Agüenit y Leyuad en la frontera sur con Mauritania, desde la costa de playas blancas de Bojador hasta los límites imprecisos de la Badia. Un territorio nacional saharaui marcado por la huella de la historia reciente de revolución, guerra, resistencia (intifada) y espera. Territorio, historia, cultura, hilvanada desde la poesía rebosante de vida, amor y nostalgia”.

lunes, junio 20, 2016

20J Escritores saharauis refugiados. Bahia Awah: “La dureza del exilio nos ha convertido en escritores”


El escritor saharaui Mahmud Awah, en la Biblioteca Nacional (Madrid). EL PAÍS VÍDEO / J. VILLANUEVA
Un grupo de creadores refugiados cuenta cómo el destierro cambió su forma de concebir el arte
Si Bahia Mahmud Awah no hubiese escapado a los 15 años del Sáhara Occidental, no sería escritor. Dos meses después de que España abandonase este territorio en febrero de 1976 y Marruecos comenzara a ocuparlo, Awah huyó sin su familia a los primeros campos de refugiados saharauis que se organizaron en Argelia. Desde entonces, el exilio ha sido la marca de su vida: "Toda la literatura que he escrito emana del sentimiento de expatriado. La tierra usurpada, el colegio que abandoné o los familiares que perdí por la guerra me han hecho reflejar mi dolor en prosa, en versos y en ensayos. La dureza del destierro, como a muchos compañeros, me convirtió en escritor". Awah, que llegó a Madrid con 37 años, pertenece al territorio con más porcentaje de población refugiada del mundo, según datos de Acnur.
Como su compatriota, la escritora Zahra Hasauí, como el poeta palestino Mahmud Sobh o como el director de cine sirio Ammar al-Beik —otros dos de los 10 países con más porcentaje de exiliados—, Awah ha dedicado su obra a la causa de su vida: "Explicar al mundo que mi pueblo está oprimido".
Cuando el saharahui llegó a la capital de España con una beca para hacer un curso de radio en 1999, solo escribía para él. Después de que la subvención acabara, pasó sus peores meses: sin dinero ni papeles de residencia tardó semanas en conseguir el estatus de refugiado: "Recuerdo aquellos días. Estar en colas larguísimas, a seis grados bajo cero y con la nariz sangrando por el frío. Fueron las primeras dificultades, las que me hicieron sentir por primera vez qué era el exilio".
Awah y varios intelectuales saharauis crearon en 2005 el grupo de escritores Generación de la Amistad: "Hicimos un congreso constitutivo. El nombre viene porque todos nosotros habíamos leído mucho a la Generación del 27, a la que también se le llamaba Generación de la Amistad. La poesía de estos autores, como la nuestra, era muy combativa: muchos se exiliaron por la guerra civil española, otros murieron fuera o fueron fusilados por el bando franquista".
Uno de los poemas con los que más se emociona el grupo es La poesía es un arma cargada de futuro, de Gabriel Celaya —un autor posterior a la Generación del 27 que también estuvo unido a la lucha antifranquista—, en el que reclama el papel reivindicativo y social de los versos. "El exilio, la muerte de varios familiares o los más de 100 presos políticos son puntos que me hicieron reflexionar escribiendo. Yo no le dedicaré un poema a una mujer o a una rosa mientras tenga preocupaciones mayores que me desatan la necesidad de dedicarme a la literatura", afirma Awah.
El primer libro que publicó el grupo, en 2006, fue una antología poética titulada Aaiun, gritando lo que se siente. Como para Awah, esta colección también fue la primera obra de Zahra Hasauí. “Yo antes también escribía en la intimidad, pero nunca había publicado nada”, cuenta Hasauí, que escapó del Sáhara Occidental y llegó a España por la ocupación marroquí. Ella se ha sentido refugiada toda su vida—también pasó por los campos de Argelia—, pero nunca logró que el Gobierno español le concediese ese estatus. Aunque ya tiene 52 años, llegó por primera vez a Madrid en 1983 para estudiar Filología inglesa.
Lo que más le ha costado, dice, ha sido estar separada de su familia, pero como escritora su gran obstáculo es el mundo editorial. “Es muy difícil, a pesar de que hablamos castellano desde pequeños, entrar en el mundo de las editoriales. Seguimos luchando para encontrar nuestro espacio, y algunas empresas de este tipo más pequeñitas ya nos han publicado, pero ha sido duro”, cuenta Hasauí, que compagina su vida como literata con la docencia en un instituto de Guadalajara.
Casi 20 años antes de que Hasauí llegase a España, el poeta palestino Mahmud Sobh ya se había instalado en Madrid tras pasar varios años en un campo de refugiados de Siria. A sus 80 años, con más de una decena de libros publicada y otras tantas traducciones, quiere volver a su tierra, Galilea, y sigue convencido de su postura sobre la poesía. “La literatura no tiene que dejar a un lado la política, sino ser poética y política”.
A diferencia de los escritores saharauis y del palestino, el fotógrafo y director de cine sirio Ammar al-Beik, de 43 años, dejó su país ya convertido en un artista con recorrido. Al-Beik presentaba por segunda vez un trabajo en el Festival de cine de Venecia, en 2011, cuando supo que sus críticas incisivas al régimen de Bachar el Asad no le permitirían regresar a Siria. The Sun’s Incubator (La incubadora del sol), el corto con el que participó en el encuentro de realizadores, hablaba de los abusos del Gobierno durante las primeras manifestaciones en contra de El Asad, en la ola de protestas que sería conocida mundialmente como “la primavera árabe”. Ahora el cineasta vive refugiado en Berlín, pero su arte sigue volcado hacia su país.
“El artista tiene que estar interesado en lo que pasa a su alrededor. En mi caso, a la larga abordo el dolor de mi madre, que falleció y a quien no pude ver por la amenaza de detención, mi familia, mis amigos, mis compatriotas, mi hogar, mis recuerdos...”, afirma este autor de numerosos cortos y tres largometrajes. “El artista paga el mismo precio que cualquier otra persona por sus posturas, especialmente en el contexto sirio”, continúa. “Creo que en política sí que existe eso que llamamos ‘compromiso’, no en el arte. Pero ser un artista abstracto o un director de cine no te permite utilizar simbolismos en 2016, los hechos deben ser llamados por su nombre real, el dictador es un dictador”.

domingo, junio 12, 2016

El Sahara Occidental y su literatura tema de un encuentro en Madrid con estudiantes de la Florida Gulf Coast University, USA

En 2014 fui invitado a la Universidad de Minnesota, al norte de Estados Unidos, por la profesora Michelle Hamilton del Dpto de lenguas hispano-lusas a unas jornadas sobre la literatura e historia del Sahara Occidental. Allí conocí a la profesora Marianela Rivero a quien, durante mi estancia en Minnesota, le hablé de la situación del proceso de descolonización del Sahara Occidenal, la ocupación marroquí a parte del territorio y sobre la literatura que producimos los escritores saharauis en español como aporte para dar a conocer la cuestión descolonización del Sahara Occidental, su historia, su literatura y la lucha de su pueblo. Aquel contacto tuvo como primer fruto el formidable trabajo de Marinela en el artículo “Voces saharauis de libertad: La poesía de Zahra el Hasnaui y Salka Embarek”, basado en el trabajo de las dos escritoras saharauis en la antología “La primavera saharaui: escritores saharauis con Gdeim Izik”, publicado por la Revista de estudios literarios Espéculo de la Universidad Complutense de Madrid a finales de 2014.
Nela, como le llaman sus alumnos, está estos días en Madrid con un grupo de estudiantes pero pero ahora ha cambiado el norte por el sur de los Estados Unidos, en concreto Florida, Florida Gulf Coast University, acompañada por la profesora Marta y un grupo de estudiantes con inquietudes sobre los procesos sociales y de injusticia que vive nuestro mundo.
Hace unos meses Nela me escribió desde su universidad para que organizáramos durante su visita a Madrid una charla con sus estudiantes sobre el tema del Sahara Occidenal y de la literatura que escribo en varios géneros acerca de nuestra cultura e historia. Para ello nos reunimos en el pulmón verde de Madrid, el Parque del Retiro, y bajo la sombra de sus centenarios arboles compartimos casi dos horas de charla entre amigos, estudiantes, profesoras y escritores. Me acompañaba la escritora Conchi Moya conocedeora de nuestra historia y estudiosa de nuestra literatura saharaui.
La profesora me comentó que los estudiantes tenían nociones sobre el Sahara Occidental porque ella les había hablado del tema. Sabían de mis libros, de mi poesía y de mi activismo como exiliado y en Europa. En este tipo de charlas trato de huir del monólogo y su formalismo porque aburre y aisla a los sujetos. Y partiendo de esa manera de diálogo tuve una amigable charla con estos jóvenes estudiantes, amalgama de afrodescendientes, latinos, europeos, como no podría ser de otra forma gracias a la rica configuración de raza humana de los Estados Unidos de América. Muchos temas estuvieron presentes, la historia colonial del Sahara Occidental, su configuración afro-arabe-hispana, la poesía, el proceso de descolonización, la ocupación marroquí al territorio, los saharauis y el mundo hispano, la solidaridad, la política de los Estados Unidos con la cuestión saharaui, la postura de los sucesivos gobiernos de España al respecto, los movimientos solidarios españoles con el pueblo saharaui, el Sahara y su proceso ante los gobiernos y pueblos de Europa…


El interés de los estudiantes en la cuestión saharaui se ha quedado reflejado en sus múltiples preguntas y reflexiones: ¿cómo nosotros desde Florida podemos contribuir para ayudar al pueblo saharaui en su lucha?; ¿cómo es la vida de los refuigados saharauis en los campamentos?; ¿por qué España ha creado este problema a los saharauis?; ¿por qué su indiferente postura al respecto?; ¿por qué Marruecos ocupa el territorio?; ¿por qué los escritores saharauis no podemos escribir nuestra literatura desde el Sahara Occidental?; ¿se estudia el tema del Sahara en los colegios y universidades españoles?. La escritora Conchi Moya, presente en el encuentro, les apeló que “la mejor manera de ayudar a los saharauis desde las universidades es la de hablar de ellos y difundir su causa a través de las redes sociales cuando el territorio saharaui ocupado está vetado a la prensa y a los obsevadores internacionales”. También les explicó que en el sistema educativo español el tema del Sahara está “desaparecido” en colegios e institutos, y sí empieza a estar cada vez más presente en estudios universitarios gracias al interés de profesores e investigadores que sí empiezan a inclusión del Sahara en sus clases y seminarios. Observó que se debe al bloqueo sobre la cuestión saharaui por parte de los diferentes gobiernos españoles desde la Transición.
Finalizada nuestra charla los estudiantes y sus profesores se interesaron en adquirir algunos de mis libros que exponen varias casetas en la 75 edición de la Feria del Libro de Madrid y juntos hicimos con ellos un divertido recorrido por la feria. Se detuvieron en la caseta nº 6 de la Librería Balqis, de Casa Arabe, donde pudieron adquirir algunos de mis libros, “Tiris, rutas literarias” y “Versos refugiados”. Y entre firmas, fotos juntos, comentarios sobre la charla, el agradable ambiente de la feria y abrazos nos despedimos contando con ellos como nuevos embajadores de la causa saharaui en la Universidad de Florida.

Acabo de recibir de Nela un día después de nuestro encuentro un comentario que dos estudiantes, abrumadas por el compromiso y la charla sobre el pueblo saharaui y su causa, publicaron en su muro de Facebook este reflexivo comentario de apoyo, que traduzco al español: “Hoy en la clase tuve la oportunidad de conocer a Bahia Mahmud Awah en el parque y charlar sobre el problema del pueblo saharaui, del Sahara Occidental. Fue una experiencia reveladora y un ejemplo con un corazón increíble. Estoy muy agradecida a que nos haya iluminado sobre este tema y ayudado a comprender la importancia de concienciar con la difusión del problema del Sahara Occidental".

sábado, junio 11, 2016

Presentación de Beduino bat Karibe aldean (Un beduino en el Caribe) de Ali Salem Iselmu, en #Tuiza, Museo San Telmo, Donostia

Fuente: Tuiza. Fotos de Nagore Iraola.
La jaima Tuiza de Federico Guzmán, instalada en el Museo de San Telmo de Donostia, fue el lugar donde se hizo la lectura de relatos del libro de Ali Salem Iselmu ‘Beduino bat Karibe aldean’, editado por Erroa en 2015.
“Hace ya muchos años un beduino se zambulló en el Mediterraneo y apareció en el Caribe nadando entre sirenas y manaties. Enseguida aprendio a caminar marcando el paso del son y la guajira, a reciclar los versos de la abuela y a dibujar mariposas y tocororos sobre su cuaderno de geografia. Hace ya muchos años que el beduino descubrió los pastos del mejor año de la historia, lejos del desierto, lejos de los dromedarios y lejos de Albadia. Ali Salem, nos ofrece una cronica de su vida con las sencillas palabras del poeta y el analisis del periodista que es y nos retrata su mundo desde la infancia que sesgó la guerra hasta nuestros días, pasando por la vida y la historia de los pobladores del Sahara, sus sueños y sus desgracias” (Ebnu). 



domingo, junio 05, 2016

Participación en el Seminario internacional Memoria Colonial, Memoria Abierta. Universidad de Granada

Entre los días 30 y 31 de mayo tuvo lugar en la Universidad de Granada el Seminario Internacional ‘Memoria colonial Memoria abierta’, coordinado por Mayca de Castro e inscrito en el programa de Doctorado de Estudios Migratorios, y que ha tratado temas como colonialidad, migraciones, afrohispanismo, literatura postcolonial y debates transdisciplinares.
El escritor e investigador saharaui Bahia Awah participó en el Seminario con la conferencia “Poesía saharaui y descolonización”. Destacó que el hecho del proceso de descolonización inconcluso ha hecho a los saharauis escritores como forma de lucha, el mismo nombre del grupo de escritores saharauis en español, Generación de la Amistad, “es un homenaje a aquella generación del 27 que también usó la literatura como forma de lucha”. En palabras del escritor “La lengua española es el único legado que nos dejó la metrópoli, es una herramienta de identidad y resistencia, elegida de manera consciente por los saharauis”.
Awah realizó un recorrido por la literatura saharaui en español, destacando que el comienzo de producción literaria en español tuvo lugar con la que denomina Generación del 73 saharaui, que sin embargo no llegó a ver sus obras editadas, sus publicaciones sólo se encuentran en revistas de la época, pero fue “inspiración para generaciones posteriores”. La siguiente fue la Generación del Exilio, con autores que crearon desde los campamentos y se encargaron de poner los cimientos de la enseñanza en el refugio; destacó que se trata de una generación que “habló de la guerra y el exilio desde el refugio”. En palabras del escritor saharaui “de estas generaciones bebe Generación de la Amistad Saharaui, fundada en 2005”.
Explicó que parte de sus integrantes fueron educados desde niños en Cuba; otros, más mayores, tienen por su edad memoria colonial y recuerdos del territorio saharaui que abandonaron tras la guerra, como es su caso. Awah resaltó que “la saharaui es una cultura afro árabe muy influida por la cultura hispana y latinoamericana. En la propia lengua hasania hay influencia del español”. La suya es una “literatura que acompaña el proceso de descolonización del Sahara”. También tiene un papel importante en visualizar obras y personajes de la historia saharaui que fueron omitidos por la metrópoli, pretenden con ello “visibilizar lo que el colonizador omitió”.

jueves, junio 02, 2016

Elegía a Mohamed Abdelaziz

Querido Presidente, te has ido el último día de mayo, el mes en el que conmemoramos la creación del Frente Polisario y los años de lucha del Pueblo Saharaui. Te has despedido en cuerpo, pero no en alma, justo cuando comenzamos los preparativos del 9 de junio, el Día Nacional de los Mártires. El destino nos ha dejado clara su señal.
Te has ido de la misma forma que viviste, con humildad y discreción, como solo los grandes hombres saben hacerlo, los líderes reconocidos, dejando un vacío en nuestros corazones que solo encontrará alivio en la lucha por la independencia, el único motivo de tu vida, lograr la libertad de todo tu pueblo.
Querido presidente, nuestro hermano y compañero, hoy me conmuevo ante el sacrificio que durante más de cuarenta años has hecho por tu pueblo. Solo luchando por nuestra causa justa te reconozco, dando más de lo que se puede dar, porque tú no pensaste en otra cosa que no fueran los demás.
Querido amigo, hemos conocido tu fortaleza como ser humano, tu integridad y tu convencida firmeza, valores que no escondieron tu carácter humilde, alegre y afectuoso. Fuiste un político de gran talla, un combatiente heroico y un diplomático experimentado, que supo dirigir con maestría a su pueblo, sin escatimar un solo esfuerzo para lograr que nuestra causa alcanzara su victoria. Incluso herido de guerra o soportando el sufrimiento de una enfermedad terminal, nunca te rendiste, nunca abandonaste, jamás pensaste en descansar de la lucha, siempre en el lugar que te correspondía, sin quejas ni dudas de tu responsabilidad.
Tu formación y bagaje no impidió que entre los jóvenes fueras el joven más entusiasta, y sentado con los ancianos, fueras el hijo educado y respetuoso. Tu sacrificio y el honor que has demostrado en esta travesía como presidente, te ha hecho merecedor de elogios y reconocimientos por todo el mundo. Has logrado abrir tantos caminos y tan sólidos, que ni muriendo mil veces podrían cerrarse.
Tu simpatía, reconocimiento y apoyo al movimiento solidario hacen que hoy tu pérdida se sienta en muchos rincones del mundo.
Tus puertas siempre permanecieron abiertas para todos los que quisieron hablar contigo, porque tu cargo no fue impedimento para cumplir con tus responsabilidades hacia el huésped.
Tu legado es todo lo que fuiste y esa es nuestra herencia, querido amigo, estimado hermano.
Te escribo y te hablo con la convicción de que tu alma nos seguirá acompañando por el recto camino hacia la independencia y la libertad.
 Mi admirado presidente, tu alma la llevaremos con orgullo para siempre, todos los saharauis.
Salka Embarek. En este día, 31 de mayo de 2016.

sábado, mayo 28, 2016

Presentación en Madrid de “Un beduino en el Caribe/ Beduino bat Karibe aldean” de Ali Salem Iselmu


Por: Giulia Maltese
El 27 de mayo ha tenido lugar la presentación del último libro del escritor saharaui Ali Salem Iselmu, “Beduino bat Karibe aldean” –versión en euskera de “Un beduino en el Caribe”–, editado por Erroa en 2015. El acto se celebró en el salón Pello Aramburu de MADRILGO EUSKAL ETXEA, en Madrid.
La escritora y periodista Conchi Moya abrió el acto. En primer lugar, quiso insistir en la fuerte amistad, “hermandad” que desde hace años la vincula a Ali Salem, al que “tuvo la suerte de conocer antes de que se vinera a España, hace 15 años”. Moya es la autora del prólogo del poemario “La música del siroco” del mismo Ali Salem editado por Um Draiga en 2008. La escritora pasó después a presentar a Ali Salem: nacido en Dakhla en 1970, con 11 años con muchos otros niños saharauis viaja a Cuba, donde se licenciará en Periodismo. Ha colaborado con muchas antologías del colectivo de la Generación de la Amistad Saharaui y es autor de dos libros en solitario: el poemario “La música del siroco” y el libro de relatos “Un beduino en el Caribe”. Además, destaca su actividad periodística, sus “finos análisis sobre la situación del Sáhara”, algunos de los cuales ha publicado en el periódico El país.
A continuación, Moya defendió la importancia de la labor de la Generación de la Amistad Saharaui en la difusión de la cultura y promoción de la causa saharaui reivindicando el uso de la lengua española, lengua de resistencia, de afirmación de la identidad del pueblo saharaui frente a las vejaciones y a la injusticia impuesta por el entorno francófono del ocupante marroquí. Recuerdó el vergonzoso abandono de España y la negligencia del Gobierno español frente al apoyo de muchos países latinoamericanos. En la poesía y en la prosa de la Generación de la Amistad, el español se enriquece del hasanía de la tradición oral saharaui, en un intercambio mutuo y constante.
Moya presentó “Un beduino en el Caribe” como un libro sobre la experiencia cubana del autor y la readaptación al contexto saharaui, al que aquellos jóvenes saharauis formados en el Caribe regalan sus aportaciones sin olvidar sus raíces.
Finalmente, Moya insistió en la importancia para los saharauis de poder expresarse a través de su propia voz, distinta a la del colonialismo y del neocolonialismo. Agradeció a Ali Salem el hecho de “acercarnos a la cultura saharaui de forma tan bonita y sencilla y por animarnos a seguir acompañándoles en su lucha”.
Por su parte, el editor Xabier Monasterio presentó las razones que les han llevado a elegir el libro de Ali Salem como primer libro de la colección “Herrien Mintzoa” (l”el habla de los pueblos”). El término erroa en euskera significa “raíz”, pues los 115 miembros de este grupo cooperativista “nos proponemos buscar la raíz de las cosas, la esencia de los fenómenos”. Trabajan desde un aspecto muy abierto, fortaleciendo la identidad vasca en un entorno castellano parlante, buscando el contacto y el entendimiento entre culturas. La colección “Herrien Mintzoa” en concreto tiene el objetivo de dar a conocer aquellas culturas emarginadas, olvidadas, entre las que, desgraciadamente, figura el Sáhara Occidental. El Sáhara es víctima de una “injusticia injustificable”, hay que reivindicar los derechos del pueblo saharaui política y culturalmente, no puede perpetuarse sólo y exclusivamente un discurso humanitario. La literatura ofrece mensajes más sinceros, creíbles y vivenciales que el discurso político.
Los relatos de Ali Salem resumen la esencia de la idiosincrasia saharaui y los anhelos de su pueblo. La edición en euskera presenta una tradición “semántica y sentimental”, Ali Salem les dejó plena libertad pidiéndoles únicamente que pensaran ser saharauis. El libro, presentado en diciembre, está teniendo muy buena acogida.
El autor del libro, Ali Salem Iselmu, saludó a los asistentes en los tres idiomas: hasanía, euskera y castellano. Afirmó haber tenido siempre la necesidad de escribir pequeñas historias sobre la estancia en Cuba, el exilio indefinido, la ocupación marroquí, la irresponsabilidad de España. Comentó que “Un beduino en el Caribe” es la historia de un niño y de toda una generación: “es gastronomía, frutas tropicales y cultura nómada”. Cuba y el Sáhara se hacen próximos en las páginas del libro. Curiosidad y lucha se entremezclan. El castellano y el hasanía se complementan. Son historias de exilio, separación y falta de esperanza. La literatura se convierte en un instrumento de denuncia. Ali Salem finalizó su intervención con la lectura del poema “Reconciliación”, llegando a la conclusión que “ser beduino y ser caribeño se lleva dentro del alma”.
El acto finalizó con la lectura de algunos pasajes del libro en hasanía y euskera, “un regalo fonético” tal como lo definió Xabier Monasterio.
A la presentación siguió un debate interesante y profundo entre autor, editor y los asistentes en la tercera planta del precioso edificio de MADRILGO EUSKAL ETXEA. Los anfitriones contribuyeron a que la conversación se desarrollara en un ambiente muy acogedor. Entre saharauis, italianos y españoles la charla tocó varios aspectos de la cuestión saharaui para volver a centrarse en la importancia de la cultura, de la difusión de la producción contemporánea en español. A raíz de ese debate, destacó la voluntad de animar a los jóvenes escritores saharauis que escriben en español, aún desconocidos, a que hagan pública su obra, que impulsen la convivencia y el recambio generacional en el ámbito cultural, tan fructífero, para que sigan impulsando la lucha pacífica a través de esa “arma cargada de futuro” que es la palabra (poética).

martes, mayo 03, 2016

Ali Salem, la vida de un beduino en el Caribe. Publicación del libro Beduino bat karibe aldean

Ali Salem Iselmu nació en 1970 en el Sahara Occidental. Cuando tenía ocho años, su familia, como tantas familias, huyó a Argelia. En 1982, Iselmu marchó a Cuba donde vivió durante catorce años. Bueno, pues esta breve acotación biográfica explica ya el título de este libro Beduino bat karibe aldean.
Periodista y poeta, este saharaui decidió escribir este libro para dar traslado de la realidad de su pueblo.: “Esku artean daukazun liburu honek, kultura aniztasunaren esparru zabalean kokaturik, herri baten iragana, oraina eta geroa erakutsiko dizikizu eta, bide batez, basta besteagandik urrun egonagatik ere, historia eta kultura ulertzeko moduari dagokienez, uste baino gertuagokoak diren gure herrien arteko besarkada irudikatzeko balio izango du”. Y la verdad es que los distintos relatos que componen Beduino bat karibe aldean nos acerca al Sahara desde distintos puntos de vista. Conocemos a través del libro los tiempos en los que sus habitantes llevaban una vida nómada y apacible; conocemos el día a día de los campamentos de Tinduf, un lugar hostil en el que resulta difícil ser niño e incluso resulta difícil que la vida germine.
Así mismo, Ali Salem nos relata cómo él y muchos otros niños tomaron un día un barco que le llevaría a Cuba, una tierra que le dio una buena acogida y que, llegado el momento, le apenó abandonar. Habla también de la extrañeza del retorno al lugar que le vio nacer y de cómo, tras tantos años de exilio, aunque jamás se olviden las raíces, si se cede a cierto desarraigo al volver: “Hamalau urte geroago beriz ikusi nituen ama, aita, aiton amonak eta nai arrebak. Guztietatik aitona baino ez nuen ezagutu. Seniderekin nengoelarik, gure aurrean zabaltzen zen lautada neurrigabe elkorrari so gelditu nintzen eta orduan ederki ulertu nuen nik sustrai beduinoak eta arima kubatarra nituela.”
Beduino bat karibe aldean mezcla la literatura autobiográfica, con la crónica periodística, con los cuentos y con las leyendas populares. En conjunto, el libro conforma un retrato rico en perspectivas, sencillo en su composición, pero que cumple su objetivo: acercarnos a la realidad del pueblo saharaui desde el periodo previo a la colonización a la actualidad, pasando por el exilio y los bombardeos y la guerra.