lunes, abril 26, 2010

Polígamo. Un homenaje a la mujer saharaui


*Del nº 26 de la Revista Shukran

Dicen que la poligamia está prohibida en muchos países, aunque también es verdad que en muchas culturas entra dentro de la normalidad. Yo he querido ser monógamo y me ha sido imposible. Lo he intentado por todos los medios y no lo he logrado. Quizá esté cometiendo un delito y pueda ser condenado, pero los esfuerzos realizados, me han llevado a la conclusión, de que no tengo remedio. Soy un polígamo empedernido y estoy seguro de que lo seguiré siendo hasta los últimos días de mi vida. Me gustaría pedir perdón por este horrible pecado a los que se sientan molestos, pero juro que lo he intentado y no he podido lograrlo.

No se que me pasa que las mujeres saharauis me incitan al pecado, a la poligamia. Cuanto más las conozco, más me siento inducido a ello.

Esa extraña sensación la siento desde hace bastantes años, pero últimamente se ha convertido en una obsesión. No puedo reprimir el deseo de amarlas a todas. Mi mente se siente confusa y, aunque intento reprimir mis deseos polígamos, no lo consigo. Deseo confesar las razones que me han llevado a ello para intentar reprimir esa irrefrenable fuerza que me lleva al abismo. Estoy seguro que muchos me perdonarán, pero yo seguiré cometiendo el mismo pecado.

Dentro de mis pecados, tengo que confesar que quiero a Galia Djimi, a la que comencé a admirar desde el primer día que la conocí. Me impresionó su fuerza y convicción para denunciar lo denunciable. Su mirada traslada el sufrimiento de nuestro pueblo sin rencores. Siempre que la recuerdo, me estremezco al pensar el los años que pasó encarcelada y desaparecida en las lúgubres mazmorras marroquíes.

Mi corazón enamorado salta de alegría cuando veo alguna imagen de Sultana Jaya. Nuestra sultana, la reina del ojo sacrificado. El reflejo de la belleza y ardor de nuestras jóvenes. El fuego indomable de la lucha de la juventud saharaui. Estoy condenado a amarla.

Tengo una amante que cuando me susurra al oído me hace derramar lágrimas. No puedo escuchar a Mariam Hassan sin emocionarme. Su voz traspasa mis sentidos y alegra mi corazón. Su inmensidad ha cruzado fronteras y ha llevado el grito de libertad del pueblo saharaui más allá de lo imaginable. Me rindo a sus pies.

De mis mujeres amadas, por la que más he sufrido últimamente, ha sido Aminettu. Sentí un verdadero suplicio durante sus treinta y dos días de huelga de hambre. Fueron días terribles, de insomnio y rabia contenida. Su deterioro físico y voluntad de lucha agrandaba mi amor por ella. Su mensaje de dignidad hizo fuertes a los débiles y envileció a los poderosos. Su mensaje libertario lo tengo guardado en un pequeño cofre que tengo en mi corazón.

No tengo ningún interés en que mis mujeres se peleen por mi amor. Dentro del gran amor que siento por ellas, tengo que descubrirme y traicionarlas. Aunque las amo a todas por igual, un amor sobresale por encima de todos. Espero que me comprendan y sepan apreciar mi sinceridad. La mujer que más me ha marcado, se llamaba Dedda Abdalahe, era mi madre y no supe decirle lo mucho que la amaba. Era un recipiente que guardaba lo más hermoso del pueblo saharaui. Empleó su vida para enseñarme que el orgullo y la dignidad humana no tienen precio. Seguro que en el más allá seguirá ondeando la bandera que tanto amaba. Se fue y me dejó huérfano varias vidas.

Mis mujeres luchan cada día y engrandecen a este pequeño pueblo que grita libertad. Dentro de sus melhfas* hay rebeldía contra la opresión y ganas de vivir en libertad. Ellas nos han hecho grandes y libres.

Pasan lo años y me sorprenden mis mujeres. Tengo la seguridad que las niñas de ahora, dentro de unos años, ocuparán un lugar en mi corazón, es irremediable no amarlas. Los hados me han condenado a ser polígamo y yo lo acepto con honor y orgullo.

Mi corazón no tiene capacidad para poder amar a tantas mujeres, aun así, las amo. Son miles mis mujeres; hermosas, dignas y altivas. Así son y así las amo.

¡He confesado mi pecado, aunque advierto que no tengo remedio!

Dice la gran Mariam Hassan: “Respeto a todas las mujeres, pero nosotras somos muy fuertes. Vivimos en campamentos de refugiados y esto es muy duro, pero a la vez tenemos una alegría especial. Pienso que somos las mujeres más libres del mundo”


*Melhfa: vestido tradicional femenino saharaui.


Bachir Ahmed.