domingo, noviembre 15, 2009

La literatura saharaui busca su espacio





La historia sigue su propio curso sin detenerse y sin mirar, no le da oportunidad a los protagonistas a mirar los hechos a cambiar los acontecimientos, persigue sus propias huellas en busca de una eterna reconciliación con el pasado. En esa reconciliación los escritores perseguimos cada migaja, pasaje y momento para trasladar las emociones, colores y sonidos de un momento pasado que no vuelve, pero que forma parte de nuestra memoria y regresa a la retina de cada uno para recordarlo.

La Fuente de Saguia es la obra de varios escritores saharauis comprometidos con el sufrimiento de su pueblo, con su batalla y su lucha por restablecer el verdadero aliento que necesita la literatura para darle sentimiento y significado a la justicia. Es la lucha permanente de quienes queremos rescribir el pasado del que hemos sido despojados.

Queremos devolverle al Sahara el verdadero significado de la palabra nómada, siroco, dromedario, jaima y beduino para que cada niño saharaui entienda el mensaje de su tierra, de sus costumbres y a partir de allí sentirse un hombre libre capaz de mirar sus raíces desde la certeza que su pasado es también su presente y futuro.

La Fuente de Saguia es una fuente de vida llena de relatos mágicos que narran como un niño en el exilio perdió la vida corriendo hacia la vida, o una familia se reencontró después de una cruel separación o como un inmigrante sufre todo tipo de penurias para tener acceso a un trabajo; nos enseña que los propios protagonistas de estas historias también son sus autores, no han necesitado ser escritos por otros ni entrevistados. Ellos mismos desde su propia experiencia nos trasladan a su mundo para que seamos participes de cada párrafo de este libro.

En el Sahara Occidental no contamos con grandes editoriales, ni periódicos, ni medios de comunicación capaces de ilustrar nuestra realidad, por eso creemos firmemente en la necesidad de luchar mediante la literatura para llevaros el mensaje de los saharauis; contado y escrito por nosotros mismos.

El escritor uruguayo Eduardo Galeano en su libro La Memoria del Fuego, los Nacimientos nos dice:

- Ojala Memoria del Fuego pueda devolver a la historia el aliento, la libertad y la palabra. A lo largo de los siglos, América Latina no sólo ha sufrido el despojo del oro y de la plata, del salitre y el caucho, del cobre y del petróleo: también ha sufrido la usurpación de la memoria. Desde temprano ha sido condenada a la amnesia por quienes le han impedido ser.

Por eso nosotros desde la Asociación Tifisqui Cultural esperamos devolverle al pueblo saharaui su verdadera historia; secuestrada, silenciada, manipulada a lo largo de estos últimos treinta años por quienes intentan confundir la palabra derecho con interés, la palabra legalidad con ilegalidad, silenciando la voz de quienes nacimos nómadas y libres no súbditos de determinadas visiones geoestratégicas.

El poeta saharaui Mohamed Salem Abdelfetah (Ebnu), expresa en el poema Nómada en el Exilio ese sentimiento de libertad y esperanza:

Un beduino
se hizo a la mar.

A sus espaldas,
solas, se quedaron las dunas.

El eterno abrazo con el mar.

En el mar un nómada,
en la inmensidad.

El océano parece desierto.

Desierto azul y verde
blanco oscuro infinito.

El color de los peces
las algas y los misterios

¡ Tierra a la vista ¡

Montañas y ríos.
Belleza en otros ojos.

Por el mundo
se extravió un camello.

Un dromedario del Tiris

De la Habana a Madrid
de Árgel a Paris

se le agotaron las provisiones
de arena y silencio.
Se le arrugó el corazón.

Se extravió su mirada
Buscando el horizonte.
Buscando amaneceres.
Buscando reencuentros.

En la orilla
de un mar de esperanzas
un triste dromedario,
un nómada gris espera
volver la mirada y ver
desdibujarse las huellas.

Espera las caricias
De un vendaval.
Contar las estrellas
Antes de dormir

Cruzar el Tiris
de sur a norte.
Llegar hasta el mar.

La mar de dunas
donde danzan en libertad
los dueños de su vida,
los amos de su muerte.

Un dromedario del Tiris
Se hizo a la mar…

El martes 10 de noviembre de 2009 se presentaba en Casa del Libro de Vitoria-Gasteiz la Asociación cultural Tifisqui y la antología de relatos de la Generación de la Amistad Saharaui La Fuente de Saguia. A la presentación asistió el activista saharaui de derechos humanos El Mami Amar Salem, presidente del Comité contra la tortura de Dajla y vicepresidente segundo de Codesa. También estuvieron presentes Jesus Garay, presidente de la Asociación de Amigos de la RASD de Vitoria y representantes de la Coordinadora de Inmigrantes y Refugiados de Alava, Kira.


Ali Salem Iselmu