jueves, noviembre 23, 2006

Los poetas saharauis en el festival "Rimas Sin Fronteras"



Los poetas saharauis nos mostraron sus versos y su cultura en una noche mágica que transportó a los asistentes al desierto

El festival poético internacional Rimas sin Fronteras rindió un sincero homenaje al maltratado y olvidado pueblo saharaui. Los poetas llegados del Sahara Occidental y vestidos con sus ropas tradicionales leyeron sus versos ante un numeroso público. Con el local decorado como una jaima (tienda del desierto) pudimos disfrutar por unas horas de estas voces silenciadas en los medios de comunicación. Una noche mágica en la que compartimos el sueño saharaui que viaja lentamente hacia la libertad.

También hubo sitio para los artistas locales en estas Rimas solidarias. La escultora Esther Ramírez se unió a los poetas del sahara y realizó un trabajo en directo. La joven artista estuvo modelando plastilina durante todo el evento para sorprendernos al final con una magnífica obra que simbolizaba la unión de las culturas a través de la poesía. Un valiente y arriesgado ejercicio de talento que puso de manifiesto la calidad de esta escultora. Además, el poeta vallisoletano Pablo Castiñeiras leyó sus geniales haikus llenos de humor que sorprendieron agradablemente a los asistentes.

El público no se perdió detalle durante la lectura y estuvo muy participativo en el debate posterior con los poetas. "¿Y cómo se vive allí?", les interrogaron. Fatma Galia y Ali Salem Iselmu “Pirri” detallaron lo duro de la vida en el desierto y cómo tienen que caminar horas en busca de agua. "Vosotros os habéis acostumbrado a una vida con interruptores que dan la luz y grifos que os traen agua. Cuando llegué aquí, me sorprendió todo eso. Y me chocó más todavía que los jóvenes no valoraran lo que tenían" comentaba la bella Fatma. Ellos lo cuentan sonriendo, al igual que le ponen buena cara a todas las dificultades y son optimistas respecto al futuro mientras les quede la palabra.

La velada poética se completó con un delicioso té árabe ofrecido por cortesía de la Asociación de amigos del pueblo saharaui de Valladolid presente en el acto. En definitiva, un evento que sigue poniendo a La Flecha en el centro de la vida cultural gracias a su arriesgada apuesta por la poesía.


Jacob Amo