viernes, octubre 21, 2016

Un Sáhara de libros por descubrir (1): La Generación de la amistad


Fuente: LitERaFRicA, 16 de octubre
En fechas recientes se ha celebrado, en el Centro Panafricano y Centro de Estudios Panafricanos, un encuentro que ha congregado a una serie de artistas, periodistas, cineastas, blogueros, africanos y afrodescendientes. Y también de escritores que han visto sus obras publicadas en fechas recientes. Entre ellos un saharaui, Bahia Mahmud Awah, antropólogo, poeta, escritor, fundador del proyecto informativo cultural Poemario por un Sahara Libre y uno de los artífices de la formación del grupo de escritores saharauis denominado la Generación de la Amistad.
“Los africanos hemos sido ninguneados en la literatura colonial. Nuestra cultura oral, nuestra memoria y la contenida en manuscritos de sabios y eruditos tienen un enorme desfase con lo reflejado en la bibliografía colonial”. (Bahía M. Awah)
Este movimiento cultural, que surgió en julio de 2005 en Madrid y también desde los campamentos de refugiados, empujado por el esfuerzo de varios intelectuales españoles, es “la primera generación de escritores del Sáhara Occidental que tomó la decisión de constituirse oficialmente como grupo literario”, tal y como nos informa Conchi Moya en el libro Literaturas hispanoafricanas: realidades y contextos,  colectivo que además “ha conseguido publicar libros con cierta regularidad”.
Ellos mismos se definen como “Un grupo de poetas saharauis que pretenden transmitir el sufrimiento de su pueblo, unidos por historias de pastores que se perdieron persiguiendo sus sueños tras una nube” y resaltan que “La intención de esta iniciativa es destacar la importancia de la cultura en cualquier lucha, esta es una de las mejores representaciones que podemos dar al exterior para dar a conocer quiénes somos.”
Inspirándose en la Generación de poetas del 27, pero también en la poesía saharaui en hasanía, ya han publicado varias antologías, entre las que se encuentran: Añoranza (2002); Bubisher, poesía saharaui contemporánea (2003), Las voces del viento (2014), o la que ha visto la luz este mismo año bajo el título Generación de la amistad, que se edita en bilingüe: castellano-francés. El colectivo cultural lo forman un puñado de poetas que viven dispersos por el mundo: Limam Boisha, Luali Lehsan, Saleh Abdalahi Hamudi, Chejdan Mahmud, Ali Salem Iselmu, Zahra Hasnaui, Bahia Mahmud Awah, Sukeina Aali-Taleb Fernández y Mohamed Abdelfatah Ebnu, entre otros.
Sus obras hablan en castellano, lengua que nunca han considerado colonial o de imposición, ha sido un patrimonio lingüístico que han incorporado a su propia cultura e identidad.  Muchos piensan en los dos idiomas, castellano y hassanía, y expresan con ellos la nostalgia del desierto, el olvido, el expolio, la ocupación, el exilio y el abandono. También la reafirmación de su identidad, no en vano vivieron su infancia en el desierto para verse después exiliados: en los campos de refugiados, en las tierras de acogida a donde llegaron más tarde, y se sienten urgidos a reivindicar lo que son, saharauis. A todos ellos les une su amor a la poesía y la lucha para que la cultura y el pueblo saharaui no se sumerjan en el olvido.
Son capaces de innovar, de crear incluso nuevos géneros, como afirman ha realizado Limam Boisha, autor de Ritos de jaima, que “casi inventa un género nuevo, la “antropoesía”: poesía para escudriñar el alma de un pueblo”. El libro fue, además, el primero del sello editorial Bubisher (la red de bibliotecas y bibliobuses que se puso en marcha en 2008) y los beneficios de la venta del libro van íntegros a sostener dicho proyecto.
Sobre él escribe Javier Reverte en el prólogo, “se trata de un libro que no se parece a ningún otro”.
Están siempre dispuestos a denunciar, tal y como hicieron con La primavera saharaui. Escritores saharauis con Gdeim Izik, un conjunto de poemas y relatos escritos en aquellos días en los que se produjo el desmantelamiento de manera brutal y siniestra del Campamento Gdeim Izik, el Campamento Dignidad, a las afueras de El Aaiún, en noviembre de 2010.
Así, de la vida en el desierto se pasa a la rabia e impotencia frente a la injusticia. No en vano son escritores de un territorio al que se le sigue negando presente y futuro. Adentrarse en sus obras es hacerlo en las mismas arenas del desierto. Es recobrar los tiempos de la infancia, la libertad del juego, las alegrías y penas cotidianas que depara el monótono y fantástico devenir de los días, los recuerdos imborrables, y sumergirse después en la guerra, la injusticia y la opresión. Son “auténticas expresiones poéticas desde lo histórico o desde lo personal” que nos interpelan y conmueven. Teniendo siempre como fondo de este escenario lamentable, la dignidad de un pueblo que no se rinde, la necesidad de un pueblo de reivindicarse. La poesía como arma de batalla. La palabra en verso, tan próxima a esa oralidad africana, que nos atraviesa sin remedio, viene, gracias a ellos, a trasladarnos a una cultura que quiere ser oída, respetada y compartida.
Nota: Se pueden leer fragmentos de las obras de estos autores en la Biblioteca Africana Digital Miguel de Cervantes, aquí