martes, mayo 03, 2016

Ali Salem, la vida de un beduino en el Caribe. Publicación del libro Beduino bat karibe aldean

Ali Salem Iselmu nació en 1970 en el Sahara Occidental. Cuando tenía ocho años, su familia, como tantas familias, huyó a Argelia. En 1982, Iselmu marchó a Cuba donde vivió durante catorce años. Bueno, pues esta breve acotación biográfica explica ya el título de este libro Beduino bat karibe aldean.
Periodista y poeta, este saharaui decidió escribir este libro para dar traslado de la realidad de su pueblo.: “Esku artean daukazun liburu honek, kultura aniztasunaren esparru zabalean kokaturik, herri baten iragana, oraina eta geroa erakutsiko dizikizu eta, bide batez, basta besteagandik urrun egonagatik ere, historia eta kultura ulertzeko moduari dagokienez, uste baino gertuagokoak diren gure herrien arteko besarkada irudikatzeko balio izango du”. Y la verdad es que los distintos relatos que componen Beduino bat karibe aldean nos acerca al Sahara desde distintos puntos de vista. Conocemos a través del libro los tiempos en los que sus habitantes llevaban una vida nómada y apacible; conocemos el día a día de los campamentos de Tinduf, un lugar hostil en el que resulta difícil ser niño e incluso resulta difícil que la vida germine.
Así mismo, Ali Salem nos relata cómo él y muchos otros niños tomaron un día un barco que le llevaría a Cuba, una tierra que le dio una buena acogida y que, llegado el momento, le apenó abandonar. Habla también de la extrañeza del retorno al lugar que le vio nacer y de cómo, tras tantos años de exilio, aunque jamás se olviden las raíces, si se cede a cierto desarraigo al volver: “Hamalau urte geroago beriz ikusi nituen ama, aita, aiton amonak eta nai arrebak. Guztietatik aitona baino ez nuen ezagutu. Seniderekin nengoelarik, gure aurrean zabaltzen zen lautada neurrigabe elkorrari so gelditu nintzen eta orduan ederki ulertu nuen nik sustrai beduinoak eta arima kubatarra nituela.”
Beduino bat karibe aldean mezcla la literatura autobiográfica, con la crónica periodística, con los cuentos y con las leyendas populares. En conjunto, el libro conforma un retrato rico en perspectivas, sencillo en su composición, pero que cumple su objetivo: acercarnos a la realidad del pueblo saharaui desde el periodo previo a la colonización a la actualidad, pasando por el exilio y los bombardeos y la guerra.