martes, diciembre 16, 2014

Presentación en Zaragoza del libro ‘Un beduino en el Caribe‘, de Ali Salem Iselmu

*Fuente: Poemario por un Sahara Libre, 15 de diciembre de 2014
En la tarde del viernes 12 de diciembre se presentó en la librería La Pantera Rossa de Zaragoza el libro ‘Un beduino en el Caribe‘, del escritor saharaui Ali Salem Iselmu. Editado por Um Draiga, Amigos del Pueblo Saharaui de Aragón. Se trata del cuarto libro de miembros del grupo de escritores saharauis Generación de la Amistad que edita Um Draiga. Anteriormente publicaron las antologías de poemas ‘Um Draiga’ y relatos ‘La fuente de saguia’ y el poemario Ali Salem Iselmu ‘La música del siroco’.
‘Un beduino en el Caribe‘ es, en palabras de la escritora y periodista Conchi Moya, una de las presentadoras del libro en la tarde del viernes, “una deliciosa colección de relatos sobre el exilio, el desierto, Cuba, el desarraigo, la vuelta a las raíces, el amor, la amistad, la pérdida”. Treinta relatos escritos “desde la mirada sorprendida de un niño del desierto que recala en la exuberante Cuba y de un nómada que lucha contra el desarraigo del exilio volviendo la vista a su milenaria cultura”, añadió Conchi.
Jesús Maestro, de Um Draiga, abrió la presentación, que iniciaba las Jornadas dedicadas a la juventud saharaui celebradas durante el fin de semana, jornadas pensadas para que la juventud “tenga herramientas para continuar esta causa, con las dificultades que supone estar divididos entre campamentos, territorios ocupados y diáspora”, en palabras de Maestro.
Se dio paso a Bizén Fuster, de la Diputación de Zaragoza, organismo que ha colaborado en la edición del libro. Fuster se comprometió a “en la medida de lo posible, seguir apoyando y respaldando un Sahara libre”.
Intervino después Mohamed Ali Ali Salem, miembro de la Representación del Frente Polisario en España y delegado saharaui de cultura, poeta y miembro fundador de la Generación de la Amistad Saharaui. Rememorando a Celaya, el representante saharaui recordó que “la poesía es un arma cargada de futuro y la cultura es un arma cargada de compromiso”. La literatura saharaui es una literatura “hecha desde el corazón, los principios, la convicción,  los anhelos”, afirmó Mohamed Ali, quien añadió que el escritor saharaui es “irreductiblemente cronista de su tiempo” y está “empapado del carácter saharaui pero también de la identidad de cualquier hispano”. Es “otra forma de lucha, también muy contundente”. “Luchar contra la injusticia es deber de todos”, concluyó,
Por su parte Conchi Moya destacó la labor en apoyo a la literatura saharaui realizada por Um Draiga. También destacó la importancia de “que sean los propios saharauis, en el idioma que ellos decidan, quienes cuenten sus historias y reflejen su sentir ante la dura realidad de la que son protagonistas”, y la importancia de “la lucha cultural para acompañar la acción solidaria, diplomática, jurídica y política”.
Se dio paso entonces al autor, Ali Salem Iselmu, quien realizó una breve reflexión sobre el libro y la motivación para haberlo escrito. Lo definió como “literatura convertida en herramienta de denuncia, y en la lucha por la dignidad; frente al exilio, a las violaciones de los derechos humanos y la tierra perdida”, porque, según Ali Salem “cuando uno recrea sus vivencias, mediante la literatura, puede reflejar su lado humano, que le obliga a comprometerse con el sufrimiento, con la injusticia, y a luchar contra la indiferencia y el olvido, y la falta de visibilidad de la realidad saharaui”.
Posteriormente se inició un diálogo entre el autor y  el escritor e investigador saharaui Bahia Mahmud, compañero de la Generación de la Amistad. A la pregunta de Bahia sobre las miradas y los contrastes que aparecen en ‘Un beduino en el Caribe’, Ali Salem explicó que cada relato corresponde a una mirada con una edad determinada. En palabras del autor: “Aparecen historias con la mirada profunda de un beduino que conoce el desierto y también aparecen esas historias de ese niño, de ese joven que recorre el Malecón, las calles de Santiago, que va a Copelia…”. En el libro aparece el contraste de dos mundos en los que ha vivido el autor y también muchos otros saharauis, el caribeño y el desierto, dos mundos exóticos pero también muy diferentes.
En un momento del diálogo entre los dos autores, Bahia preguntó al autor por qué escribe en español. Ali Salem explicó que en su casa se hablaba español y él lo estudió desde pequeño, primero en los colegios de la metrópoli y más tarde en Cuba. Ali Salem entiende el expresarse en español como un puente entre su cultura y el mundo de habla hispana. Así se expresa en español pero “como un nómada, como un beduino, para rescatar esa parte de la literatura oral saharaui, del mundo en hasania y poder trasladarlo al castellano”, explicó el escritor saharaui.
“No he escrito para ningún público en concreto”, afirmó Ali Salem. En todo caso su libro está dirigido a quienes les interesa realmente la literatura y la cultura saharaui. “He intentado reflejar a mi pueblo, el exilio, sus niños, la gente de los territorios ocupados, de los campamentos”. El autor expresó su “profundo agradecimiento a Um Draiga”, en palabras de Ali Salem, “la única asociación a nivel del estado español que ha editado esta cantidad de libros y ha comprendido inmediatamente el valor de la literatura y la poesía saharaui”.
A una pregunta del público sobre el título del libro, Ali Salem Iselmu explicó que es complicado compaginar ambos mundos tan alejados. El desierto, un sitio “ideal para la reflexión y para orar” y donde si no conoces perfectamente el entorno estás perdido y el Caribe que “te lleva a poca reflexión y a disfrutar de todo lo que te ofrece, que es muchísimo”. La presentación finalizó con la firma de ejemplares por parte del autor.