miércoles, enero 16, 2013

Leyendo descubrimos nuestra historia


“Leyendo descubrimos nuestro mundo, nuestra historia, y a nosotros mismos”, dice el escritor norteamericano Daniel Joseph Boorstin. Y en este mundo nuestro, podemos leer y descubrir que hay bibliotecas flotantes como Epos que, en el invierno recorre los fiordos e islas de la costa oeste de Noruega y traslada libros a pequeñas comunidades. Además de libros en el barco proyectan películas, se hacen cuentacuentos, recitales poéticos y todo tipo de actividades de ocio.
En Alaska durante los veranos, mientras los padres se divertían pescando, los niños apenas tenían qué hacer hasta que alguien se le ocurrió llevarles un bibliobús y todo se transformó. Los días se llenaron de colores en medio de la fría soledad de aquel lejano territorio.
Pero la geografía de la lectura (o más bien de quienes la fomentan) está preñada de dificultades, y al mismo tiempo de una sublime creatividad.  Para alcanzar lugares tan o más recónditos que Alaska,  ha habido hombres voluntariosos e intrépidos, que han demostrado que el pobre burro, no puede ser tan bruto como se dice y menos transportando libros como el ya célebre biblioburro en Colombia. Ya existen muchos biblioburros, tanto en Colombia como en Zimbabue y otros países.
En otras tierras tienen biblio-elefantes que llevan materiales educativos y de información a remotos pueblos como en el norte de Tailandia.  Pero nada nos resulta más cercano a los saharauis, como lo que hacen en algunas provincias de Kenia, allí tienen: ¡bibliocamellos! Este proyecto comenzó en 1996 con tres y ahora la flota cuenta con más de seis dromedarios.
Y si en tantos lugares utilizan tan dispares animales, cómo en nuestros campamentos de refugiados, en la Hamada de Argelia no iba a ver pájaros que nos traen la buena suerte de los libros.
Un pájaro que en la cultura saharaui es muy especial: el Bubisher, el que anuncia buenas nuevas. Y esas excelentes noticias han sido la solidaridad de varias personas, las que han hecho posible que se materialice este loco y maravilloso sueño.
En el Sahara, primero fue el pájaro, luego el Nido y por último y más importante el huevo de la lectura. De esa cáscara brotará cultura, inteligencia y conocimiento.
Mi generación hemos tenido la oportunidad de estudiar. Fueron tiempos muy duros y había que ir tras la educación a países lejanos, pero muy solidarios como Cuba. A diferencia de las últimas décadas del siglo pasado, ahora hay menos becas que antaño y las actuales, si es que existen, se dan con cuenta gotas. Y desgraciadamente la educación, se ha deteriorado hasta grados preocupantes.
Por lo tanto, proyectos así, representan una bocanada de ilusión, de esperanza en el futuro. El Bubisher ha penetrando en el alma de los niños y las niñas. Les está abriendo un mundo desconocido, de exuberante imaginación. Un mundo que les hará libres, seguros de sí mismos y en el cual sabrán admirar y respetar la cultura saharaui.
Limam Boisha.

1 comentario:

Muñekita Cat dijo...

Hola!! tu blog está genial, me encantaria afiliarlo en mis sitios webs de frases y por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiarnos ambos con mas visitas.

me respondes a munekitacat@gmail.com

besoss!!
Emilia