domingo, octubre 02, 2011

Presentación de "La maestra que me enseñó en una tabla de madera" en Tres Cantos, Madrid






El Grupo Literario Encuentros y el Grupo de Apoyo a la Unión Nacional de Mujeres Saharauis han presentado este sábado 1 de octubre de 2011 en Tres Cantos el libro de Bahia Mahmud Awah “La maestra que me enseñó en una tabla de madera”.

Acompañando al autor en la mesa se encontraban Germán Ojeda, del Grupo Literario Encuentros, Gonzalo Sichar Moreno, epiloguista del libro y director de la Editorial Sepha y el profesor Juan Carlos Gimeno, del Dpto. de Antropología Social y Pensamiento Filosófico Español de la Universidad Autónoma de Madrid.

Presentó la mesa Germán Ojeda, del Grupo Literario Encuentros, que realiza una labor de difusión cultural entre los vecinos de Tres Cantos desde 1989.

Gonzalo Sichar, editor del libro, señaló que “La maestra que me enseñó en una tabla de madera”, a pesar de que trata sobre el sufrimiento del pueblo saharaui, es un libro alegre, la política y la Historia están por detrás, y sobre todo está presente el amor por la madre y por la tierra.

El profesor Juan Carlos Gimeno destacó, como amante de la literatura, el trabajo literario de Bahia Mahmud y sus compañeros de Generación de la Amistad, a pesar de que la solidaridad con el Sahara está más volcada en la causa que en la literatura. El Sahara es un drama, donde los derechos de la gente chocan con los intereses de las naciones. Por eso la cuestión del Sahara es objeto de buena literatura. El trabajo de los escritores saharauis está consiguiendo la normalización de la producción literaria de unas personas que viven un gran drama personal. Bahia y sus compañeros de grupo forman parte del proceso que llevó al pueblo saharaui de su territorio, justo cuando luchaban por conseguir su libertad, al éxodo. Además viven inmersos en un segundo exilio, primero al hacer sus estudios fuera de su tierra, en el caso de varios de estos escritores saharauis, en Cuba. El profesor Gimeno también ha destacado como la herencia del español en el Sahara apenas corresponde a la labor de la metrópoli, que no apoya en la conservación del idioma en su antigua provincia. La mantienen los propios saharauis, muchos de ellos escribiendo buena literatura. En el Sahara habitan las dos lenguas y conviven mezclándose. El trabajo de estos escritores está recordando también las raíces del pasado. Así en el libro de Bahia se dialoga con el pasado a través de la relación con su madre. Juan Carlos Gimeno ha destacado que, como antropólogo, el trabajo que ha realizado Bahia permite conocer muchos aspectos de la vida de los saharauis.

El autor, Bahia Mahmud Awah explicó que el libro surgió a partir de la vida de un niño nacido en el desierto, pastor de dromedarios, cuya madre fue su primera maestra y le enseñó en una tabla de madera, el louh, donde los niños saharauis aprenden sus primeras lecciones de árabe. El autor habla sobre la Historia de su pueblo en estos últimos sesenta años, a través de pequeñas anécdotas y personajes saharauis. A veces las historias son divertidas, otras harán comprender al lector el proceso vivido por el pueblo saharaui hasta nuestros días. Hay historias de la época de la metrópoli cuando el autor era un niño, recuerdos sobre su éxodo mientras los invasores mauritanos y marroquíes invadían el territorio tras la retirada de España. El autor también recuerda su huida por la noche tras una decisión coraje de su madre. Bahia afirmó que pretende con el libro que el lector conozca parte de la Historia de los saharauis, a través de las anécdotas que cuenta y de los personajes que aparecen en el libro. En “La maestra que me enseñó en una tabla de madera” hay también mucha literatura árabe y hasania, el autor recibió muchos conocimientos de poesía a través de su madre, también poetisa, aunque nunca registró nada, como suele ocurrir entre los poetas saharauis en hasania.

Tras las intervenciones, se estableció un interesante coloquio con el público presente. Hay que destacar la intervención de Victoria Peralta, del Grupo de Apoyo a la Unión Nacional de Mujeres Saharauis, verdadera alma mater de la presentación, que destacó con sus palabras la vital importancia de las mujeres saharauis en la construcción de la nueva sociedad saharaui.

“La maestra que me enseñó en una tabla de madera” es un libro sobre las mujeres saharauis, madres, maestras, administradoras, enfermeras, verdaderas impulsoras de desarrollo en su sociedad. Este libro es el sueño todos los saharauis de volver a la tierra donde nacieron y donde están enterrados los antepasados.