sábado, enero 12, 2008

¿El enfermo o el equipo?


Aquel viernes el médico de guardia del hospital militar se sorprendió al ver subir en la ambulancia del centro a varios de sus compañeros de trabajo, con el uniforme deportivo, animándose y vociferando sus cánticos de guerra. Se acercó hasta ellos y, al darse cuenta de su propósito, les indicó que la ambulancia iba a trasladar un paciente al hospital de Tinduf, que padecía un fuerte dolor abdominal, su dolor era cada vez más intenso, con vómitos y aspecto extraño. Los gritos y cánticos se pararon, hubo silencio y decepción. No había otra posibilidad para jugar el partido de la final contra sus eternos rivales del “12 de octubre” que ir en la ambulancia.

- Imagínese, perder la final, por no asistir. Lo que van a decir los del “12”- dijo el capitán del equipo.

- Van a creer que tenemos miedo y, lo peor, es que no saben que nuestro camión se le han estropeado las ballestas y, no puede llevarnos - argumentó uno de los defensas.

- El paciente puede esperar - dijo el portero en broma, como quitándole hierro a la situación.

- Hay que evacuar el enfermo a Tinduf - insistió el médico de guardia.

- ¿El enfermo o el equipo? - preguntó el conductor de la ambulancia para poner en aprieto a los jugadores.

Unos querían que la ambulancia se llevara al equipo, otros al paciente. La polémica duró largo rato. Finalmente resolvieron llevar a los jugadores y dejar al paciente.


Limam Boisha